La llegada


Por Gustav Grundjohnsen Swahili para el Mermeladeburryngtonshire Times


Revisionismo de lo publicado: Michael London, editor en jefe del Mermeladeburryngtonshire Times, encargó unas crónicas sobre los argentinos a su periodista estrella. Lamentablemente, él no pudo hacerse cargo, así que la cosa quedó en manos de Gustav Grundjohnsen Swahili, periodista sueco-hindú. A continuación, su crónica del día 1 de esta travesía.


Llegué al aeropuerto internacional de Ezeiza en una fría y brumosa mañana. Aquél telón de fondo de color gris me hizo sentir como en casa. Al poco andar, un hombre desaliñado, de camisa abierta hasta el cuarto botón y sorprendentemente despeinado para el poco pelo que le quedaba, dijo las solemnes palabras que dieron apertura a esta fascinante aventura: "¿Taxi, jefe?"

La proactividad de la oferta me obligó a repasar mentalmente mi itinerario. Mientras el señor Elvio (tal era su nombre) empujaba cruelmente mi valija contra elementos de cotillón que inexplicablemente tenía en el baúl de su Peugeot 404 (poner autos de colección al servicio del transporte público me pareció una idea notable), miré las intrucciones que había impreso en casa: el Diario me había alquilado una habitación en el Bowl Inn, un hotel en pleno centro porteño. "Por supuesto que lo conozco" me tranquilizó Elvio.

Las 4 horas que tardamos en recorrer los modestos 30 kilómetros que separan el aeropuerto internacional de Ezeiza del centro de la ciudad me hicieron pensar que Buenos Aires debe tener alguna suerte de constitución laberíntica cuyo influjo se deja ver en la obra de Borges. Cuando consulté al taxista al respecto, miró el reloj (que a esa altura marcaba $103.80) y me respondió lacónicamente: "sí, sí, por eso”.

Una vez que hube llegado a destino, y mientra desenroscaba un pedazo de serpentina de mi valija, pude ver el modesto cartel de un todavía más modesto hotel en el que se leía: "El Bulín". La dirección coincidía con la que tenía; las expectativas, no.

Me recibió el dueño -Don Adalberto- quién, en el trayecto hacia mi habitación, me anotició de que compartiría esta con otras dos personas. Al llegar a una habitación de paredes que supieron ser turquesas (pero que actualmente se ve que se habían olvidado), me presentó a mis dos roommates: en una cama, recostado en calzoncillos y sin dar muestras de percibir la presencia de dos seres humanos, un sujeto esmirriado de ascendencia oriental veía televisión. “Te presento a Seung Kyu. Le decimos 'el chino' ”. Repentinamente, Seung Kyu se incorporó enojadísimo y empezó a vociferar conceptos incomprensibles.

“Dice que es coreano” me refirió Don Adalberto parsimoniosamente.

“¿Habla usted coreano?” pregunté sorprendidísimo.

“No. Pero sé lo que le molesta al chino”.

Mientras Seung imprecaba contra Don Adalberto, quise aprovechar para sacar a relucir mi don de gentes y experiencia de mundo aportando una solución conciliadora: “¿por qué no le dice simplemente 'el oriental'?” propuse.

“Porque ese apodo ya está tomado”. Y allí nomás me presentó a mi segundo compañero: Washington Irviescas, un uruguayo que trabaja en una chivitería del barrio. Washington es un sujeto alto y flaco, con un bigote que le cae por las comisuras hasta encerrar su boca (boca generalmente ornamentada por la persencia de una bombilla que va a parar a un mate) De expresión afable y aparente bonhomía, su presencia parecía importante para contrarrestar la intemperancia del chino. Del coreano. De Seung.

Luego de acomodar mis cosas, ya me hallaba en situación para contactar a quién sería la pata académica en esta búsqueda psico-sociológica de ribetes filosóficos: el profesor Gimenez.

Ernesto Gimenez reunía todos los requisitos que buscamos para un catedrático que apuntalara nuestra investigación: era primo de un hombre que había coincidido en un hostel londinense con el hijo del panadero de nuestro pueblo, Mr. Owens. Y era argentino. Gimenez, no obstante, mantenía algunos reparos sobre sus posibles aportes para el proyecto. Reparos que hablan de su constitutiva humildad. “Pero si yo enseño mecánica de fluidos” solía repetir ante nuestras constantes interrogaciones.

Lo que se atrevió a decir, desde su virtuosa parquedad, fue que si quería entender la idiosincrasia argentina, lo primero que debía saber es que los argentinos son muy aficionados al deporte.

Temblé. Recién llegaba y mi proyecto ya corría riesgo por una posible deportación sin motivo, fruto de algún tipo de gusto brutal. Gimenez me tranquilizó: "A los deportes, zapato".

Sean deportes que requieran calzado o no, lo concreto es que esta es la primera pista a la que nos avocaremos para desandar el ovillo de la argentinidad, querido lector. Por el momento los dejo porque creo ha sido suficiente por hoy. Y además porque Seung Kyu me está gritando cosas. Creo que quiere que apague la luz.




31 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Es un momento interesante para abordar a este país desde el costado deportivo. O sea el fútbol. Tengo especial interés en conocer la información que recopile este hombre en un futuro cercano, así que aguardo ansioso.

Y ahora yo también apago la luz porque me están gritando cosas. No, el chino no. Mi mujer. Pero me pasa todos los días.

Un saludo.

Mariano dijo...

¿Ciento tres pesos? ¿Nada más?

No se queje, se ve que todavía no solicitó el servicio de cable.

ger dijo...

jajajaj me encanto lo del taxista mirando el reloj, sublime!

nos describe tan bien

Lady E dijo...

Siendo extranjera y habiendo estado hace poco en Buenos Aires... la escena del taxista se me hace familiar (por suerte andaba con un buen mapa).

Creo, eso si, que no debes olvidar que a pesar de lo arrogantes que suelen ser, saben tapar esa arrogancia con encanto.

(Que hasta el policía de aduana era encantador)

Esperaré ver qué más le espera a este "extranjero" en la ciudad del caos

Saludos =)

Marina dijo...

Creo que a nuestro pobre periodista, le hicieron vivir de golpe un costado medio duro de la Argenntinidad ( no al palo ), pobre, ya va a tener tiempo de acostumbrarse ... quiera o no ...
Buen Lunes !!.

María dijo...

Uh!! garronazo!! si tiene que comenzar por estudiar nuestros intereses deportivos, imagino que lo primero en lo que depositará sus ojos será el fútbol.
Lo bueno es que, ahora que la nueva medida tomada por los gobernantes de turno, lo podrá ver cómodamente desde el bulín en cualquier canal y a cualquier hora.
Ojo con los amraillos, son sucios, menos los japoneses.

Sin palabras...
Usted comprenderá, soy mujer...

Saludos.

María dijo...

"ahora que la nueva medida tomada por los gobernantes de turno"


léase

ahora conla nueva medida tomada por los gobernantes de turno

ElFlaco dijo...

No se por que, pero me trajo a la memoria un gag que hacia jorge guinzburg, se ponia un equipo de gimnacia rojo y hacia "Detorpes en Accion" y la frase que me mataba era cuando mandaba saludos a sus amigos de Estocolmo con quienes habia participado en la Copa Melba.

Perdon no tiene nada que ver con nada es que si bien me llamo Francisco no tengo nada que ver con Pancho Ibañez.

Clauuuuuuuuu la pastillaaaa donde puse la pastillaaaaaaa

Mona Loca dijo...

Ah, mencantó lo del hotel Bowl Inn!!!

Creo que el dueño del diario hizo bien. De entrada nomáh lo sumergió en uno de nuestros más claros orgullos: Argentina crisol de razas.
Y obvio que lo próximo tenían que ser los deportes. Bueh, LOS deportes no, el fóbal.

Los otros no son deportes, con cosos para entretenerse hasta que el fobal repunte un poco y ganemos algún partido.

Va bien, va bien.


besos

Alelí dijo...

jajajajjajajjajaja no paré de reirme, una maravilla! espero la próxima entrega (ojo, eh!) con entusiasmo y alegría!

besos!

Pablo dijo...

Yoni, usted ha comenzado a hacer rodar una bola que no se detiene: intuye que el próximo post es exclusivo de futbol. Puede llevarse una sorpresa. O no. Pero si ya desde ahora le quitamos misterio ¿qué nos queda?

Mariano, es que recién había visitado 3 barrios. Y ya ve que dicen que son 100...

Ger, espero no subirme a su taxi. Por si acaso le indico por donde vamos.

Lady E, no le puede ir peor que a un amigo mío que -recién llegado de Viedma a la estación de buses de Retiro- se sube a un taxi y le dice: "Al Sheraton". 40 minutos después llegó al Sheraton. 43 minutos después se enteró que el Sheraton estaba en frente de la estación de Retiro.

Agradezcfo el cumplido en nombre del resto de los muchachos. No nos quiero hacer quedar mal, pero nuestros encantos son más difíciles de hacer graciosos (y ya ve que ni con los defectos me sale)

Marina, que se curta. Nada bueno iba a salir desde el Faena hotel + universe.

María, como dije, trataré de no ser tan obvio. Pero es obvio que no puedo obviar algo tan obvio como que nos gusta el fobal. Lo que sí le puedo asegurar es que éste se trata de un esforzado trabajo de campo. De mediocampo mayormente.

ElFlaco, no soy psicólogo, pero si quiere arriesgo una línea de asociación de ideas. Mire, tengo familia política en Córdoba así que tengo pensado llevar a Gustav a la docta tratando de que esto no resulte en un linchamiento familiar por uso indebido de tonada.

Mona Loca, que fobal ni fobal. No lograrán condicionarme. Tendré mi columna sobre cricket a como dé lugar. No, ese el el crocket. El cricket es el otro.

(¿Logré despistarlos?¿no? Que lo parió)

Alelí, "una maravilla" me parece demasiado. "Lo mejor que leí en mi vida" me parece que se ajusta más.

(Gracias, gracias. Yo también la espero)

Viejex dijo...

Don Adalberto es un genio. Morí cuando leí esto:

“¿Habla usted coreano?” pregunté sorprendidísimo.

“No. Pero sé lo que le molesta al chino”.

La solitaria dijo...

Ah pero te salió baratito el taxi...

Bugman dijo...

Y le recomendaría a Gustav que se cuidara del uruguayo. Podría ser un argentino de incógnito.

Briks dijo...

washington...el oriental, me recuerda a otro uruguayo que... snif snif...
perdon...
cómo lo extraño !!

pero si volvió Almeyda, por qué no pensar que volverá a pisar la verde
gramilla del monumental...




asi estamos

bueno, fue ud el que dijo oriental y deporte

Pablo dijo...

Viejex, la genialidad de Don Adalberto se muestra en su capacidad para guiar a cualquier organismo viviente a hospedarse ahí. Ya sea por buenas artes o de las otras (que no parecen ser la minoría)

La Solitaria, le debe haber salido más que el 404. Que será un fierro pero es del '84, así que no me macaneen.

Bugman, anoto su sospecha abajo de la que dice que en realidad es Elvis. Ahora, si se llama Washington no hay por donde perderse. Es más, si me muestra el DNI argentino y figura como Washington, para mí es uruguayo.

Briks, le digo que, por como vienen, en cualquier momento el Beto Alonso se calza los cortos. Y también Carrizo. No, no Juan Pablo. Amadeo. Y en una de esas Calabró también.

Uncle Leo dijo...

Yo espero que no escriba de futbol, mirarlo es bastante aburrido, ahora, hablar o escribir de futbol ya es un embole atómico!
Pero si viene de Gustav seguro va a ser divertido, escriba de lo que se le cante, sin presiones!

Ouchurus dijo...

El señor Elvio tenía cotillón en el baúl del auto...me dejó pensando...porque no es la primera vez que escucho/veo tales elementos en dicho lugar...Sin ir más lejos, el otro día vi unos gorros de cotillón en el baúl del auto de mi hermano...
será una costumbre argentina? somos tan fiesteros que tenemos que tener a mano el carnaval carioca?

qué nos pasa a los argentinos?!! estamos locos? locos!!! (se acuerda?)

Any dijo...

Lo del Peugeot 404 es todo un detalle para los foráneos, no me diga ... igual que el paseíto en taxi, todavía pasan estas cosas? XD!
Que cornos es una chivitería? jajaja.
Esta crónica promete, veremos como sigue.
saludos

Soledad dijo...

Cómentele a Gustav, que frente a cualquier inconveniente puede recurrir confiadamente a la justicia argentina...
Que duerma tranquilo, que acá, ningún juez se sale de quicio ni anda amenazando... y que además... "la policía es buena y nos cuida a todos".
Pobre... no sólo el hotel le va a resultar una sorpresa!

Si va a investigar deportes argentinos... yo sugiero que se inicie con EL PATO y siga con LA TABA... eso es argentino y no macana!
Saludos Pablo... muy bueno el post!!

La Rubia dijo...

Ay, Gustav, las mil situaciones que todavía le faltan vivir, me esctremezco de solo pensarlo.
Considere los 103 pesos y los gritos del chino una caricia al alma.

Laura dijo...

confirmemos que estamos locos, eso primero.

ahora digo,ese pobre Gustav no tien ni idea que su odisea ni comenzó, verdad?

nadie que le de una manito?

Penelope dijo...

Sublime la caracterización del uruguayo....

Mariano dijo...

Yo le aconsejaría, Pablo, ahora que lo nombra, que se interiorice acerca de Washington Celedonio Toviria, más conocido como el Elvis de Canelones. No puedo adelantarle mucho más. Usted investigue.

Passion dijo...

y esto es solo el comienzo
Cuando se encuentre con la Raulito no lo va a poder creer!!!!
y ni hablar de las "barras bravas"

mejor vaya despacito
pero con mapa
vio como son los taxistas?!
y como estan con los cortes de ruta no?

Espero que haya traido el dinero suficiente

Lo compadezco

Abrazo♥

Pablo dijo...

Uncle Leo, ¿por qué habría de sentirme presionado? ¿porque el tema le parece aburrido o porque usted piensa que puedo escribir tan extraordinariamente bien que usted no se dé cuenta que el tema es aburrido?

Ouchurus, para mí tiene que ver con la compulsión a llevarse de un casamiento todo lo que parezca gratis. El otro día en el baúl de un amigo descubrí una silla plegable, 3 vasos de vidrio y un mozo. Hay gente que no sabe cuando decir basta.

Any, usted tiene razón. Esta crónica promete, promete y promete pero nunca cumple. Algunos se preguntan si la crónica está en campaña.

Chivitería: lugar gastronómico en el cual se puede degustar chivito y aquellas cosas que lo acompañen dignamente como papas fritas o enslada rusa.

Soledad, usted ha entendido la dinámica del estudio. No como los simplistas que piensan que el futbol es todo. Como si a los argentinos nos importase tanto clasificar a un Mundial. Si no lo hacemos, lincharemos gente, romperemos algunas cosas, lloraremos 4 años y listo, que tanto problema.

La Rubia, no me asuste a Gustav que ya bastante me tomó introducir al personaje para que largue todo y venga la anciana cleptómana que sabe karate, que es el personaje que tengo en el banco de suplentes.

Laura, ni idea. Lo cual es mejor, aunque le salga más caro. Sería como Aurora Grundig, vea.

Penelope, hay agitadores como Bugman que han querido poner en duda la uruguayeidad de Washington.

Mariano, pondré a mis mejores hombres en el caso. En el caso de que decida investigarlo, digo.

Passion, no se adelante. Habrá cosas de las que dice. No estoy en condiciones de adelantar nada. Bah, en general no estoy en condiciones.

Penelope dijo...

Esta claro que Washington es uruguayo, yo no sé cuál es la duda....Porque más allá del nombre (que está claro que no fue decisión de Washi)el tema del mate es definitorio: los argentinos nos creemos demasiado europeos para ir con la bombillita por la vida....nosotros, somos top y tomamos café en la esquina...las costumbres sudacas las guardamos para la intimidad.....no sea cosa....¿no?

Mariano dijo...

Pablo, usted es un caso serio.



CULO

[Nadie lo había dicho aún]

Caz dijo...

El taxista lo cagó. No quiero infundirle pánico al reportero, pero lo cagó.
¿Elvio? Por supuesto, el vio la oportunidad y lo cagó.

Pablo dijo...

Penelope, interesante observación. Yo anoto todo.

Mariano, el doctor dice lo mismo, pero las voces en mi cabeza dicen que no es para tanto, que siempre exagera.

Caz, ¿usted dice? yo ahora lo pienso y $ 103 no me parece un tan mal precio. Habría que ver quién pagó los peajes.

Pablo dijo...

Gente, gracia por pasar. Quedense ahí que en breves minutos continuamos con la programación.

Bueno, vaya al baño. Pero rápido.