En pareja

Segunda emisión del programa de cable sobre sexología y terapia de parejas conducido por los licenciados Etelvina L’Acciotta y Carlos Ever Gatiessa, un matrimonio de profesionales con amplia trayectoria y renombrada experiencia en el tratamiento de problemas conyugales.

Si se perdió el primer programa, puede verlo AQUI.

(Música suave de fondo. Las luces del estudio comienzan a elevar lentamente su intensidad. Plano general de los licenciados que se encuentran de pie, mirando a cámara. Por detrás, el decorado que simula una especie de living, muy elegante).

Lic. L'Acciotta (con amplia sonrisa): Hola hola ¿Como están? Bienvenidos a nuestro segundo programa de "En pareja" y muchas gracias por acompañarnos (Mira a su colega) ¿Como estás Carlos?

Lic. Gatiessa (también muy sonriente): Que tal Etelvina. Muy bien, muy bien. Feliz de estar aqui nuevamente.

Lic. L'Acciotta: Bueno, fantástico. Si te parece, comencemos ya mismo con el programa ¿Si?

El Lic. Gatiessa mira a cámara y toma aire como para responder, pero no llega a decir nada porque la licenciada sigue hablando ella y lo deja pagando.

Lic. L'Acciotta (mirando a cámara sin dejar de sonreir): Hoy vamos a tratar un tema por supuesto muy interesante y también podríamos decir algooo... picante, ¿verdad Carlos? (lo mira y le sonríe buscando complicidad. El licenciado la mira muy serio y sin decir una palabra. A ella se le borra la sonrisa de golpe porque su colega no le devuelve el centro. Le sostiene la mirada unos segundos y prosigue)... Bien... (vuelve a mirar a la cámara pero ya un poco mas seria )... como decía, el tema del que hoy vamos a ocuparnos es el de la infidelidad. Algo que, sin dudas, a todos nos preocupa y mucho, en especial si estamos llevando adelante una relación, y fundamentalmente en aquell...

Lic. Gatiessa (interrumpe medio en voz baja y mirando al piso): Y si... Es medio difícil ser infiel si uno no está en una relación... 

Lic. L'Acciotta (clavándole la mirada): Perdón ¿Querías acotar algo Carlos?

Lic. Gatiessa (cruzándose de brazos y sin levantar la vista): No, no, para nada. Estaba pensando en voz alta nomás. Continua por favor...  

Lic. L'Acciotta (lo mira en silencio unos segundos con gesto de impaciencia. Vuelve a mirar a la cámara): Bien... Decíamos que la infid...

Lic. Gatiessa (murmurando): Además parece que acá la única que puede hablar sos vos... 

La Lic. L'Acciotta hace silencio de golpe y mira para arriba mordiéndose el labio inferior mientras da un profundo suspiro. Luego se recompone y prosigue.

Lic. L'Acciotta (sonríe nuevamente haciendo como que no pasa nada): En fin... Considerando entonces la importancia que este tema reviste y para tratarlo bien en profundidad, tenemos hoy el inmenso agrado de recibir como invitado en nuestro programa a un prestigioso profesional del psicoanálisis que lleva años especializándose en temas relacionados con la pareja, y que es autor de numerosos ensayos al respecto, como los reconocidos "Dos mas uno, quilombo seguro" y "Te juro que esto no es lo que parece" y que, además, es un viejo y querido conocido nuestro, el Licenciado Juan Talarga. Para nosotros, Juancho. Adelante por favor... (aplaude efusivamente muy sonriente).

Desde un costado ingresa el Lic. Talarga, con paso seguro y una sonrisita ganadora. Saluda al Lic. Gatiessa con un rápido apretón de manos seguido de una amistosa palmadita en el hombro. Acto seguido se acerca a la Lic. L'Acciotta que lo recibe con los brazos extendidos y mostrándose, quizás, excesivamente contenta. El Lic. Talarga la besa en la mejilla y ambos se funden en un fuerte y largo abrazo. Muy largo. El Lic. Gatiessa los observa con una ligera sonrisa de cortesía pero como no entendiendo del todo la escena. Los otros dos siguen abrazados y ya medio que se empiezan a franelear ligeramente las espaldas mutuamente como si estuvieran bailando un lento. Lo extenso del abrazo ya empieza a rozar lo incómodo. El Lic. Gatiessa mira su reloj, mira atrás de cámaras señalando a los otros dos con un movimiento de cabeza y hace montoncito con la mano como buscando que alguien le aclare que onda. Vuelve a mirar a sus colegas con gesto muy serio. En un momento la Lic. L'Acciotta y el Lic. Talarga se separan un poco y se miran con mucho afecto, especialmente ella. Creyendo que ya finalizó el saludo, el Lic. Gatiessa se relaja un poco, vuelve a sonreir meneando levemente la cabeza como diciendo "Ay que locos estos dos", y amaga con ir a senterse. La Lic. L'Acciotta dice "Tanto tieeeempo Jaunchiii...." y retoman el abrazo. El Lic. Getiessa se vuelve de golpe y abriendo los ojos como el dos de oro. Mira atrás de cámaras. Los mira a ellos. Mira atrás de cámaras. Los mira a ellos de nuevo. Se lo ve algo nervioso.

Lic. Gatiessa (dando un par de aplausos fuertes y con evidente gesto de impaciencia): ¡Bueno bueno! ¡Vamos que se nos va el programa eh!.

Lic. L'Acciotta (soltando a Talarga de golpe): Uy, si... perdón (carraspea un poquito. Se acomoda el pelo. Está un poco colorada)... Eeehhhmmm... tomemos asiento por favor...

Los profesionales se dirigen hacia los sillones. 
Hay dos dispuestos uno al lado del otro, que corresponden a los conductores del programa, y otro un poco mas apartado y ligeamente enfrentado, que es para el invitado. 
El Lic. Talarga con muy poco disimulo apura el paso y se manda de una a sentarse en el sillón de al lado de la Lic. L'Acciotta. 
El Lic. Gatiessa queda parado a medio camino mirándolo fijo y con cara de pocos amigos. 
La Lic. L'Acciotta, ya ubicada en su sitio, mira a su marido muy seria y apretando un poco los labios con gesto de que no sea chiquilín y se siente en el otro sillón. El Lic. Gatiessa pone cara de orto y se sienta de mala gana en el sillón que queda, sin dejar de mirar fijamente a su atrevido colega.

La Lic. L'Acciotta se cruza de piernas, se acomoda el pelo, inclina ligeramente su cuerpo hacia donde está el Lic. Talarga y lo mira sin dejar de sonreirle.
El Lic. Talarga le devuelve la mirada y la sonrisa.
Ambos se quedan asi en silencio un ratito, medio colgados.
El Lic. Gatiessa los observa atentamente, evidentemente molesto.

Lic. Gatiessa (exagerando): ¡¡Ejem!! ¡¡Cof cof!!

Lic. L'Acciotta (sobresaltada): Ah, si ... eehhhmmm... Bueno, ante todo bienvenido Juan y gracias por acompañarnos.

Lic. Talarga (poniendo voz de locutor): No, por favor Titi. Para mi es un placer estar acá...

Lic. Gatiessa (arqueando mucho las cejas): ¡¡¿¿Titi??!!

Lic. L'Acciotta (sonriendo nerviosamente): Ah... si... jeje... no... Lo que pasa es que cuando estudiábamos juntos en la facultad me decían así... ¿No te acordás? ... eeehhhmmm... jeje... ay que momento... Bueno, bueno, pero no nos distraigamos del tema que sino el progr...

Lic. Gatiessa (inclinándose ligeramente hacia adelante y con voz grave): No, la verdad que no me acuerdo. De hecho cursamos casi toda la carrera juntos y jamás escuché que te llamaran así (Se queda mirándola fijamente).

Lic. L'Acciotta (mirándolo por un segundo y luego bajando la vista): Bueno Carlos, por favor, fue hace mucho... ¿Podemos seguir con el programa?

Lic. Gatiessa (recostándose lentamente en el sillón, entrecruzando las manos frente al mentón y mirándola con los ojos entrecerrados): Si... claro.... 

Lic. L'Acciotta (prosigue visiblemente incómoda): Bueno, entonces...

Lic. Gatiessa (murmurando en tono muy grave y con cara de orto): ... Titi...

Lic. L'Acciotta (clavándole la mirada y levantando un poco la voz): ¡Carlos, por favor!...

El Lic. Gatiessa hace un gesto con las manos como diciendo "Ok, ok, la corto", luego se cruza de brazos y se queda mirandola en silencio.

Lic. L'Acciotta (dirigiéndose muy formalmente al Lic. Talarga): Bien... (respira hondo como para calmarse y esboza una ligera sonrisa)... Contame Juan, de acuerdo a tu vasta experiencia ¿Como definirías la infidelidad?

Lic. Talarga (apoyando los codos en los apoyabrazos del sillón, entrecruzando las manos frente a su pecho y poniendo cara de entendido):  Bueno Tit...(mira de reojo a Gatiessa que lo está mirando fijo)... Ejem... Etelvina..., lo que en nuestra sociedad y en muchas otras se define como infidelidad, es en realidad una construcción que encuentra su fundamento o su razón de ser en pautas que claramente se rigen por principios culturales y/o religiosos, los cuales le otorgan a la propensión a tener distintas parejas sexuales una carga decididamente negativa.
Sin embargo, desde un punto de vista estrictamente antropológico, el ser humano, como especie, es indudablemente polígamo y por lo tanto, en ese sentido, podríamos decir que la infidelidad, no existiría.

Lic. Gatiessa (prácticamente hablándole encima y con un tono algo elevado): Pero, por supuesto, como vivimos en sociedad, y hay reglas, y códigos, y cosas que no se hacen, porque, repito, HAY CODIGOS, la infidelidad existe y es algo que está bastante mal ¿no? Digo, sobre todo en el caso en el que alguna de las partes involucradas tiene conocimiento fehaciente de que la otra parte está en una relación de pareja desde hace mucho tiempo ¿o no?

Lic. Talarga (tocándose nerviosamente el nudo de la corbata): Eehh si claro, por sup...

Lic. L'Acciotta (interrumpiendo): Bueno Carlos, eso de que "está mal" es una valoración personal tuya. Al fin y al cabo ¿que está mal y que está bien? Cada caso es único ¿verdad Juancho?

Lic. Talarga (empieza a verse algo incomodo): Si, si, obviamente. Indudablemente las relac...

Lic. Gatiessa (hablándole encima otra vez y medio como levantando temperatura): ¡No, no, ma que valoración personal! ¡Está mal y está mal! ¡Si una mujer se le regala a un tipo así ni bien lo ve, por mas que, que se yo, ponele, lo conozca desde hace tiempo o algo asi, está mal! ¡Muy mal! ¡¡Pésimo!! ¡Es una turrada de cuarta y ella, valga la redundancia, es una flor de turra!

Lic. L'Acciotta (ofuscada): ¡Disculpame Carlos pero disiento absolutamente con tu punto de vista! ¡Si la parte femenina eventuaaaaaalmente llegaaaaara a cometer una infidelidad, probablemente sería debido a que se encuentra en una relación en la que ya no recibe la satisfacción esperada, y por ello, se ve impulsada, casi diría, obligada, pobre mujer, a buscar afuera lo que no recibe adentro!

Lic. Gatiessa (inclinándose violentamente hacia adelante y rojo de furia): ¡¿¡Que pobre mujer ni pobre mujer!?! ¡¡Pero haceme el favor Etelvina!! Siempre con la misma cantinela de que la mujer es una pobre víctima de las circunstancias y no tiene la culpa de nada ¡¡Pero porrrr favor!! ¡Si la parte femenina se garca en todo y vuela en palomita arriba de la primer bragueta que se le cruza, lisa y llanamente es una atorranta barata y bombacha floja!

Lic. L'Acciotta (muy enojada): ¡Pero será posible Carlos! ¡Vos siempre con esos argumentos asquerosamente machistas y retrógrados! ¡Por supuesto que una mujer im-pul-sa-da a cometer una infidelidad es una víctima de las circunstancias! Por ahí si su pareja fuera mas atenta y se preocupara mas por satisfacerla como corresponde en todos los sentidos, ella no tendría ningún motivo para ser infiel. ¡Eso es obvio!

Lic. Gatiessa (recostándose y haciendo un gesto como sobrando): ¡Pffffffffff! Seeeee, no me digas... Haceme el favor y dejá de tratar de justificar lo injustificable (pone vocecita) "Titi". ¡Acá lo único obvio es que una mina es infiel porque se le calienta la chucha! ¡Punto! ¡Y cuando a la parte femenina se le calienta la chucha, evidentemente le importa tres velines todo porque lo único que se le mete entre ceja y ceja son sus ansias de poron...

Lic. L'Acciotta (interrumpe casi gritando): ¡Ah si claro, porque la parte masculina tiene muchos reparos a la hora de ser infiel y engañar asquerosamente a la pobre mujer que sacrificadamente lo viene soportando hace años! ¡Y encima, como bien se sabe, el hombre lo hace porque si, por deporte y para sentirse un macho alfa ganador de aquellos siendo que, en realidad, no es mas que un pobre ridículo con serios problemitas de inseguridad sexual!

El Lic Talarga los mira en silencio, moviéndose apenas para acomodarse en el sillón. Se lo nota muy incómodo. Casi un poco asustado.

Lic. Gatiessa (exagerando un gesto como de sorpresa): ¡Ah! ¿Pero como? ¿Entonces, según vos, la parte femenina engaña porque es una víctima que lo necesita, pero la parte masculina engaña porque es un ingrato y un asqueroso? Mirá vos che... Disculpame pero, a mi humilde entender, me parece que medís las cosas con distintas varas ¿Vos que opinás (pone vocecita de nuevo y la acompaña con una gesto burlón como si fuera un nene de seis años) "Juanchi"?

Lic. Talarga (dudando unos segundos si le conviene intervenir): Bueno .... Eeehhh, en mi opin...

Lic. L'Acciotta (en voz alta pero sin hacer contacto visual con su marido): ... Ojalá tuviera distintas "varas". Si mido mal las cosas debe ser porque hace tiempo que lo único que puedo usar es una "varita" que no sirve para nada...

Lic. Talarga (mirando de repente a Gatiessa y esbozando una leve sonrisa burlona): ¡Uuuhh!

Lic. Gatiessa (inclinándose de golpe hacia adelante y quedando sentado apenas en el borde del sillón): ¡No empecés eh! ¡Siempre igual vos! ¡Te quedás corta de agrumentos y recurrís a la chicana barata! (mira fugazmente de reojo a la cámara).... ¡y además mentirosa y falaz!....

Lic. L'Acciotta (mirando para el costado y arqueando las cejas): Mirá quien habla de "argumentos cortos"...

Lic. Talarga: je je je je

Lic. Gatiessa (lo mira furioso): ¡¿Y vos que le festejás mamerto?!

Lic. Talarga (intentando sin mucho éxito disimular una sonrisa): Bueno, pará un poco... tranquilizate man... fue un chist...

Lic. Gatiessa (ya un poco sacado): ¡¡Ma que tranquilizate ni tranquilizate!! (Se toma la entrepierna) ¡¡¡Essssta tranquilizate!!!

Lic. L'Acciotta (hablando sola pero en voz bien alta y con tono de burla): ¡Uhhh esa está tranquila hace años! Para mi que falleció.... (se ríe sola).

Lic. Talarga: Pfffffff jaaa ja ja ja jaaaa

Lic. Gatiessa (mirando a su esposa cada vez mas sacado): ¡¡Por que no dejás de acotar estupideces vos, bombacha veloz!! ¡Si falleció será porque se suicidó después de la última vez que te vió en pelotas!

Lic. L'Acciotta (lo mira meneando la cabeza, con los ojos un poco entrecerrados y apretando los dientes): ...¡Que orrrrrrrdinario que sos!...

Lic. Talarga (interviene utilizando el antiquísimo método de ponerse del lado de la mina únicamente para quedar bien y aparentar ser un caballero al que le interesa el bienestar de la susodicha aunque, en realidad, le importa tres carajos lo que está pasando y lo único que quiere es ver si se la puede levantar): Bueno, en serio, basta Charly, me parece que ya te estás zarpando un poco...

Lic. Gatiessa (haciéndole montoncitos violentamente con ambas manos y mirándolo con los ojos inyectados en sangre) ¡¡Pero que Charly ni Charly, traidor miserable!! ¿¡Que te pensás!? ¿¡Que no te saqué la ficha de que venís acá a hacerte el patas de lana!? ¡¡Gil!! 

Lic. Talarga (algo sorprendido): Pará loco ¿Que decís? Nada que ver... Calmate...

Lic. Gatiessa (enervado, muy colorado y con las venas de las sienes inflamadas): ¡¡No me calmo nada!! ¡¡Traidor!! ¡¡Judas!! ¡¡Buitre!!

Lic. Talarga (poniéndose muy serio de repente): ¿Pero que te pasa "cornalito"? Pará un poco eh...

Lic. Gatiessa (parándose de golpe, furioso, y medio yéndosele encima): ¡¿Que dijiste?!

Lic. Talarga (también poniéndose de pie y con cara de malo): ¿¡Que te pasa pancho!? ¿Querés pelear?

Lic. L'Acciotta (también poniéndose de pie): ¡Chicos por favor, estamos al aire!... ¡Esto es un papelón!...

El Lic. Gatiessa y el Lic. Talarga se ponen cara a cara, diciéndose cosas medio bajito, y dándose pequeños empujoncitos.
En un momento el Lic. Gatiessa se saca el saco, lo tira sobre el silón, y empieza a moverse dando unos saltitos ridículos con sus puños alzados en guardia, seguidos por unos movimientos de cintura bastante patéticos, mientras lo mira al otro con los ojos muiy abiertos y cara de loco.
El Lic. Talarga responde haciendo unas posiciones como de película de kung fu pero muy mal hechas, y las remata haciendo la "Grulla" muy grotescamente.
Ambos se torean, se dicen cosas y se amagan, pero no se tocan.
Se nota que ninguno de los dos tiró una piña en su perra vida.

La Lic. L'Acciotta los mira y se cubre la cara con las manos, bastante avergonzada. 

Luego de unos segundos se recompone un poco, se acomoda el pelo, un poco la ropa, y se ubica varios pasos por delante de los otros dos payasos, que siguen dele amagarse.

Lic. L'Acciotta (mirando a cámara y sonriendo como si nada pasara): Bueno, lamentablemente se nos acabó el programa por hoy pero, indudablemente, seguiremos tratando este tema en alguna de las próximas emisiones ya que, evidentemente, aún queda mucho por conversar ¿Verdad?
Muchas gracias por acompañarnos, y les recuerdo que pueden enviarnos sus cosultas al mail del programa y nosotros con mucho gusto intentaremos responderlas o tratarlas al aire.
Y ahora sí, me despido, y nos vemos en el próximo programa.

Hasta entonces ... ¡Chau! (hace un ligero "chau" con la mano, mira a sus colegas, menea la cabeza, y se retira cabizbaja).

(Las luces del estudio comienzan a bajar lentamente, mientras va subiendo la música.
Con el estudio ya completamente en penumbras, aún se siguen distinguiendo las siluetas de los licenciados Gatiessa y Talarga que siguen ahi, solos, haciéndose toda clase de amagues).

10 comentarios:

Viejex dijo...

Ahhh!! Cómo me reí con varios pasajes del programa. El nombre del invitado parecía inofensivo. "Juan Talarga"? no le encontraba el juego de palabras... hasta que la licenciada aclaró el sobrenombre, claro. Me reí mucho, se agradece!

Yoni Bigud dijo...

¿Dijo chucha? Me parece haber leído eso.

En fin, la íntima relación que existe entre las carencias afectivas y la temperatura de la... bueno... la chucha... resulta un tema de lo más interesante. El desarrollo del mismo finalmente fue un poco desprolijo, pero creo que como ejemplo vale.

La chujijijiji...jijiij...cha. jijjij...

Culo.

Un saludo.

Briks dijo...

se nota que el Sr Bugman está distraído con los comicios

quizá sea la oportunidad para que yo mismo suba un articulo

Renegado dijo...

Sr. Viejex: No, por favor, el agradecido soy yo de que se haya tomado la molestia de leer.

Sr. Bigud: Si, si. Dice "chucha". Leyó bien.

Y quizás en alguna próxima emisión se retome el tema de la "chucha ardiente". Esta evidentemente no acabó (jijiji) bien.

Sr. Briks: Definitivamente es hora de que Ud. y, por que no, el resto del equipo (incluyo en esto a los "renunciados". Sepan que acá no se renuncia jamás), den rienda suelta a toda su creatividad sin ningún tipo de restricciones.

Y quizás sea hora, también, de dar un golpe institucional, ya que aparentemente el Amado Líder nos ha abandonado para dedicarse a cosas mas "importantes".

Bugman dijo...

Tengo un ojo en la urna y otro en ustedes, gandules. No se hagan los vivarachos.

Esilleviana dijo...

Lo siento, pero nosotras -jaja- sabemos como salir de la inmensa mayoría de circunstancias peliagudas y enrevesadas. Ellos -vosotros- aún os quedan lecciones pendientes.

un saludo :)

Renegado dijo...

Sr. Bugman: Su estrabismo no nos amedrenta, sepaló.

Esilleviana: Esa es una verdad in-dis-cu-ti-ble realmente.
Ustedes, señoritas, vienen genéticamente preparadas para iniciar, desarrollar y mantener por tiempo indeterminado (generalmente hasta que terminan ganado por cansancio) toda clase de conflictos.
Es una ventaja evolutiva importante, sin dudas.

Un saludo para Ud.

Carugo dijo...

Cierto, cierto! Cuando el candidato no está, los ratones bailan.
Fácil el programa debió medir 25 puntos de rating aún sin la presencia del lic. Taiwanés Mig-Ran Cho-Tah

Renegado dijo...

Sr. Carugo: No sabría decirle a ciencia cierta cuanto midió el programa, pero por la repercusión que tuvo en cualquier momento lo levantan.
Igual, acá me dice la producción que, de haber una próxima emisión, es posible que podamos contar con la presencia del Lic. Cho-Tah y algún otro.

casino online en bolivares dijo...

Te quieres Divertir? No esperes más ingresa aquí http://elcasinocaribe.com/get/a/2036399 Te ofrecemos más de 140 juegos Máquinas Tragamonedas, Bingo, Juegos de Mesas como; Póker, Black Jack, Ruleta, Dados, Baccarat. Entra Yá y Reclama tu BONO GRATIS DE BIENVENIDA de Bs 500 llama ya al 08001009212