No te hagas tanta mala sangre, Dorotea

Los perros son seres humanos
Lalo Mir





No te hagas tanta mala sangre, Dorotea. Fijate en Cachito. Si, en Cachito, tu perro. Mirá lo que hace. Quizás sepas que ese instinto de lobo que lleva adentro, a pesar de los siglos que llevamos domesticando perros lo lleva a hacer lo que hace. Porque si bien las ciudades y sus ventajas tienen muchos años de historia, la evolución de las especies tiene muchos más. Todos sabemos que los hábitos son aquellas cosas que podemos hacer sin pensar en ellas, y los hábitos que nos impone el instinto no son una excepción.  no se pierden fácilmente. Fijate bien: si le gusta dar vueltas antes de ubicarse  en un lugar, Cachito no sabe ni sabrá nunca que la costumbre le viene de cuando a sus ancestros le servía para para ponerse a resguardo de ser el plato principal de alguna fiera que podría estar acechándolos. Si se encuentra con otro perro, vas a ver que invariablemente lo primero que hacen es olisquearse el tujes y tampoco saben bien para qué es que lo hacen, pero en cuanto tienen oportunidad, ¡zás! ahí se están dele olerse el uno al otro. Con todo detalle, a conciencia ¿vos creés que les gusta oler mierda? Seguro que no, pero algo dentro les dice que tienen que hacerlo y ni se les pasa por la cabeza que podrían elegir no obedecer a esa orden. ¿Me vas entendiendo?

En fin, querida, a lo que voy es que no deberías amargarte tanto si te rompieron un jarrón con la pelota. Les gusta correr atrás de la pelota por algún instinto ancestral y para ellos es un mandato irresistible. Eso que quizás alguna vez les sirvió para la subsistencia hoy no pasa de un mero entretenimiento pero está impreso en sus genes que es lo que deben hacer y no pueden negarse a ello. Animalitos de Dios. Es así. Aceptalo con el nene y el  inmaduro de tu marido y su manía con el "fútbol de interiores" como aceptás las costumbres de Cachito. Es más sano, vieja.

14 comentarios:

Carugo dijo...

Oiga, su fuente (mi mujer) no le dijo la verdad. Los hijos de ella y yo no rompimos ningún jarrón, sólo fue un cuadro de 1,20 x 0,80 y no fue para tanto como para que usted suba un artículo.
La lámina era una reproducción barata de una pintura abstracta bastante horrible, por cierto (detesto este tipo de arte, lo mío es lo figurativo) aunque eso sí, tenía un vidrio antireflex que valía una ponchada de pesos.
Después del hecho, mi mujer nos sacó la roja y la pelota.
Se da cuenta lo que hizo esa desalmada?!
Tan tristes estábamos que los
tres salimos al jardín a aullarle a la Luna.

Viejex dijo...

Lo bien que hicieron, lástima que a uno este tipo de episodios lo agarran con la guardia baja. Podrían haber argumentado que el arte abstracto es una provocación a la participación artística del observador, y que lo que hicieron no fue más que representar una pulsión primitiva en la obra, una alusión al caos primitivo, reduciendo el cuadro preexistente a una alegoría a la "sopa primordial" -esa caótica mixtura de elementos y energía que dió origen a la vida en esta miserable roca polvorienta que llamamos planeta- y que, ahora sí, con este valioso aporte la obra original quedó acabada. Luego de esto seguramente los habrían sacado a patadas. Su mujer es una salvaje.
De todos modos, mi artículo no se basó en ningún informe. Cualquier semejanza con la realidad es culpa de la mismísima realidad. He dicho. Boa noite, Caruguinho.

Renegado dijo...

Igualmente, Dorotea algo de responsabilidad tiene por haber puesto un jarrón de adorno. Esas cosas siempre terminan rotas, por una causa o por otra.
Yo, por eso, en mi casa tengo como adorno un balde.
No queda muy fino, pero si se cae no se rompe.

Viejex dijo...

Los baldes también se rompen, estimado. Todo se rompe. La entropía es insobornable, implacable, y algún "able" más seguramente. Saludos!

Dany dijo...

Para instinto primitivo tengo a un pequeño cachorro humano. La lista de objetos que pasaron de "adornos" a "en reparación" y de ahí ( por mi torpeza absoluta para repararlos) al rubro "perdidas".....es innumerable.

Quiero un perrrooooooooooooooo

Abrazo

Briks dijo...

"Roca polvorienta"

Sé que fue un guiño x haberlo saludado en su natalicio

Gracias

Viejex dijo...

Los perros son seres humanos, Dany. No lo olvide. Yo tengo tres y, créame, son tan dañinas como las cachorras humanas. La última tropelía que me hicieron fue masticar el cargador del celular. Todavía no pude saber cual de las tres fue, estoy tentado de ponerles otro pero conectado a 220V, como una forma de detector: creo que de implementarlo, la que se quede con un peinado "afro" va a ser muy probablemente la culpable.
En fin, creo que es mejor una tortuga, pero no se lo aseguro.

Briks: Efectivamente fue un guiño, pero fíjese la fecha del comentario y podrá notar que es anterior a su saludo. Me alegro que lo haya notado.

Yoni Bigud dijo...

En una ocasión mi hija mayor y yo rompimos un 'aguamanil' (no sé qué es, no me pida explicaciones) que le había regalado a mi mujer una tía. Por lo tanto una tía mía pegó los pedacitos y quedó bárbaro. Luego, lo rompimos por segunda vez. O lo rompí. Yo. Jugando al fútbol de interiores con... bueno... mi hija mayor.

Aún hoy es un tema tabú en mi hogar. Qué sé yo... me hizo acordar a eso. Menos mal que ella no lee esto, porque si no también se acordaría.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Mi querida cachorra (canina, no humana) me rompió nada mas ni nada menos que una notebook. le hizo perchas la pantalla. Pero no me haga acordar que lloro.

Viejex dijo...

Yoni: En efecto, es una suerte que esto no lo lea casi nadie.

Anónimo: Y después dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Debe ser el mejor amigo del hombre que fabrica y del que repara notebooks. Coraje.

Gracias a ambos por pasar. Saludos.

Mecha dijo...

A quién se le ocurre tener un jarrón "rompibke" cuando se tiene esa otra clase de animales en la casa"""

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
casino en venezuela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Viejex dijo...

Fui yo, don "Casino en Venezuela". No es porque me moleste que hagan spam con un artículo mío. Quiero decir, me molesta, claro, pero no es por eso que eliiminé su comentario. Lo hago, fundamentalmente porque no puedo permitirle que además de no haber comentado algo del artículo lo haya dejado con trece comentarios!

Y 14...(esto es por usted, Bigud!)