Socio(pato)logía para principiantes


Reinaldo Mastrantonio fue un adelantado. A la vista de los resultados, quizás todavía lo sea. Fue una de esas personas que, mientras el resto todavía reflexiona qué hacer, acomete brioso la empresa propuesta, privilegiando la praxis histórica. No importa que esto le trajese aparejado el mote de "inconsciente", "temerario", "pato criollo" o "boludo alegre". Él aceptaba de buen grado estos epítetos, como quién se sabe por encima de la comprensión del vulgo. Mastrantonio fue mucho más allá y fue incomprendido también por sus pares, por sus superiores e incluso por su psiquiatra. Lo del pensador de Villa Tesei fue francamente incomprensible.

En el mundo de la antropología es conocido por la huella indeleble que dejó. Sobre todo en el cráneo de ese tricefalius australis. Estropeó el hallazgo al caerse encima y dejar su mano marcada en el cráneo de un animal de 2 millones de años. De hecho, de allí viene la expresión "te voy a dejar la cara llena de dedos".

Pero es sabido que la antropología no cubría sus expectativas. Ni sus gastos comunes. Eso lo llevó a incursionar en los terrenos sociológicos, donde deslumbró. Pertenece a ese campo la famosísima obra "Desde el punto de vista del nativo". Se trató de un libro exitosísimo que voló de las librerías. Las ediciones se siguieron una tras otra. Por eso es que fue secretamente uno de sus más grandes orgullos. No cualquiera tenía un ejemplar de esa obra de Cliford Geertz, y él la había conseguido en la calle Corrientes por $20.
Con respecto a sus propios estudios, consiguió que la Editorial Luminaria le pagase $20 por dejar de llevar su escrito "Desde el punto de vista del morocho". Injusta suerte para un pensador de su altura, pero justo es reconocer que en ese momento recién se estaba haciendo de sus primera armas en aquél estudio de campo realizado en Angola. Se trataba de un par de fusiles FAL del Ejército Revolucionario de la Libertad Mística de las Regiones Septentrionales de Quién Sabe Dónde Cuernos Estamos (ERLM...ETC por sus siglas en acococho, el idioma nativo de... por ahí por donde estaban). Cuando ascendió a General con derecho a traición al Comandante Supremo, consiguió armas en mejor estado y entonces logró que los editores de Luminaria reviesen su decisión.

Sus tesis centrales, en lo esencial, no variaron demasiado a lo largo de los años:

a. Para hacer un verdadero estudio sociológico, hay que fusionarse con los estudiados.

b. El ratón Pérez debe vender los dientes como si fueran mármol de Carrara y así es como hace su dinero (tesis infanto-juvenil nunca demasiado revisada)

Lo que nos interesa aquí es, sobre todo, rescatar lo que podamos de las investigaciones que emprendió bajo la égida de este primer principio metodológico.

Y digo lo que podamos porque nunca logró recordar nada de lo sucedido durante su estudio de las reuniones sociales de los obreros irlandeses. Sus apuntes no dan pistas demasiado concluyentes:

Día 1:

20:24 hs. Entro al pub "La oveja azul".

Día 3:

11:45 hs. Me despierto en mi cama vestido de bufón con una ceja depilada.

Día 7:

20:21 hs. Entro al pub "La Oveja azul"

Día 12:

15:22 hs. Me despierto en una playa con el nombre "Paddy" tatuado en mi pecho.

Día 14:

21:02 hs. Entro al pub "La Oveja azul".

Día 21

9:07 hs. Me despierto en una plaza vestido de cortesana. Estoy severamente lastimado y dos hombres con la camiseta del Liverpool escupen mi cuerpo yaciente.

Allí terminan las investigación de campo. Por su intensidad se perdona que sean algo incompletas. Lo cualitativo suple lo cuantitativo. Pero no entendieron eso los que criticaron sus conclusiones como "apresuradas", "inductivamente frágiles" o "una sarta de huevadas".

Los irlandeses suelen reunirse en pubs donde probablemente jueguen al ajedrez. El nivel de concentración de estos hombres es realmente notable, ya que pueden jugar largas partidas (a veces de días enteros) a pesar de que los hedores portuarios logren marear a quién no está acostumbrado a esos vahos. Quienes puedan sobrellevar estas pruebas intelectuales son premiados con un nuevo nombre comunitario de origen irlandés.

No menos notables fueron sus investigaciones sobre las poblaciones indígenas de noroeste brasileño. Es una lástima que luego pensase en su computadora como un aparato que roba el alma (no les digo que fue un adelantado) y no quisiese ni pudiese pasar la información al papel. Pero las narraciones orales con las que he tenido contacto son realmente fantásticas. Paradójicamente, el carácter oral de este trabajo fue recibido con gran beneplácito por la gente de Luminaria.

La pureza de su amor por la ciencias contrastó con el pensamiento bestial del hombre común, y es por eso que su primer principio metodológico se tornó dramático hasta perderlo cuando quizo estudiar los hábitos de las jóvenes urbanas de 16 y 17 años.

Reinaldo Mastrantonio fue un adelantado. Lástima que el juez no lo haya visto igual. Si su estudio sobre la población carcelaria no lo impide, tendremos los resultados de sus trabajos en unos 10 a 12 años, con buena conducta.


25 comentarios:

Carugo dijo...

Reinaldo fue un socio(pato)logo exepcional.
Estudió las extrañas conductas de una tribu del norte de Avellaneda que iba a la cancha a deprimirse y paso a paso logró sacrlos campeones.
Sí, sólo una vez, nomás.
Qué dice? que ese es otro Reinaldo que ahora está haciendo publicidades de un combo mostaza?
No, como dijo que era un "temerario" e "inconsciente" pensé que hablaba de él.
Porque hay que ser muy macho para ser técnico de esa institución.
En fin, igual pagar $ 20.- por "Desde el punto de vista del nativo" me parece una exageración.
Yo, en Mercado Libre, lo conseguí a $ 14.-

Carugo dijo...

Sí, sí me comí la "C" en "excepcional" casí casi de la misma forma que me tragué las ilusiones de que Independiente se llevaría el torneo...
:(

Bugman dijo...

Un hallazgo. No sabía que los obreros irlandeses eran hinchas del Liverpool.
No sabía que había un equipo que se llamara Liverpool.
Lo que me falta por saber es a qué juega el Liverpool.

Jazmin dijo...

Yo creo que adquirir los derechos de publicación de sus estudios carcelarios sería un gran negocio. Y un gran aporte a las ciencias sociológicas, claro está.
Podría ser visitado semanalmente, con un grabadorcito para registrar sus adelantos, e ir publicándolos por fascículos en los kioscos.

Digo. Como para que no se pierda tanta erudición. Quién sabe cuánto va a aguantar vivo en la tumba.


(Mortal, Sr. Pablo. Por fin algo realmente intelectual para leer por acá. Al menos hasta que el Sr. Briks preste alguna de sus revistas)

Viejex dijo...

Por fin algo realmente intelectual para leer por acá.

Cuanta ingratitud, cuanto menosprecio... ¿que hemos hecho para que nos traten con esta falta de respeto?

Jazmin dijo...

Lamentablemente, Sr. Viejex, el servidor de mi trabajo (que no soy yo, porque hoy no sirvo para mucho) impide que se abra youtube. Tendré que esperar hasta llegar a mi domicilio. Ta que lo tiró, no me gusta quedarme con la palabra en la boca!

Bugman dijo...

Señor Viejex, si quieren intelectuales eso vamos a darles.
Les vamos a escribir unos artículos que Spinoza va a parecer un panelista de programa de espectáculos al lado nuestro.
Que después no se quejen.

Viejex dijo...

Si señor. Por eso el señor Briks elegantemente omitirá hacer alguna gracia chabacana y grosera con el comentario de la señorita Jazmín sobre quedarse con cosas en la boca. ¿Querían intelectualidad? Vamos a darles intelectualidad. Spinoza, Hobbes, Goethe, Schopenahuer y Russeau. Kant, Maquiavelo, Fichte y Descartes. Y adelante Barros Schelotto, Márcico y el Chino Luna.

¡Habrase visto!

Jazmin dijo...

Miren... quién hubiera dicho. Verlos así, unidos en abrazo fraterno, mancomunados tras la defensa de su honor y virtud (jajaacofcof) frente a un enemigo común.

Bueh, si ese es mi rol en este mundo, lo acepto con humildad, y puedo partir en paz.

Lástima que Mastrantonio esté en cana. Saben el anális que se hacía acá adentro? Psss...

Bugman dijo...

¿Quién es el Manco Munado? ¿Otro filósofo? ¿De qué escuela?

Carugo dijo...

Señor Viejex, me temo que en su equipo de las estrellas hay doce jugadores...
Además, a Kant lo pone muy retrasado y usted sabe que él funciona mejor de tres cuartos de cancha para arriba...

Jazmin dijo...

Sr. Bugman, fue ni más ni menos que el creador de la frase "En el país de los mancos, el zurdo es rey".

Aunque no suscriba totalmente a su postura filosófica, rescato la utilidad de alguno de sus conceptos principales.

Como el que habla de la direccionalidad inconciente hacia el fútbol, ahora que estamos en Junio.

Bugman dijo...

y.....13!!!!!!
¡¡¡MUEJEJEJEEJEEEE!!!
¡¡¡¡IN YOUR FACE, MR. BIGUD!!!!
¡¡¡MHUAJAJAJAAAA!!!¡¡MBH....¡COF!...¡COF! ¡COFCOFCOFCOFCOF! ¡ARGGHHH!
¡Demonios!

Jazmin dijo...

Y... 14!

Perdón, Sr. Bigud, se la dejé en el área...

Y eso que soy traidora.

Pablo dijo...

Carugo, claramente usted lo confunde con otro. La ética le pone el límite a la ciencia. Y no se puede sufrir yendo a ver a Racing semanalmente sólo para estudiar esos comportamientos. Es inhumano.

(Agáchese un poquito que en un rato empiezan a volar las piedras)

Bugman, no, no. Más bien los obreros irlandeses son enemigos de los hinchas del Liverpool. Porque el Liverpool es un club de fútbol inglés y a los irlandeses... bueno, no les gusta como juega el Liverpool.

Jazmín, creo que alcanzó a escribir un par de papers pero, por su contenido, fueron tomados por Diego Capusotto para los monólogos de Irma Jusid.

(Gracias, gracias)

Viejex, estoy en la misma situación youtubiana de Jazmín. Sólo espero que no se trate nuevamente de "Zorro Loco". Recién estoy empezando a quitarme esa cancioncita de la cabeza.

Bugman, Spinoza es un chanta. Para él, al final todo es lo mismo.
JAJAJAJAJAJA....buenísim...¿cómo dice? No es necesario. Mi madre no le hizo nada.

Viejex, ¿usted vio alguna vez el partido de filósofos entre Alemania y Grecia de los Monty Phyton?

(Por favor que no sea ese el link que no pude ver, por favor que no sea ese el link que no pude ver)

Jazmín, no es poco lo que ha logrado, no es poco.

Bugman, de la escuela de Cervantes, sin duda.

Carugo, pero no lo Descartes a Fichte que si no nos quedamos con 10.

Además, a Kant no le importa demasiado donde uno lo ponga, le parece todo fenómeno (hoy estoy on fire)

Nefertiti dijo...

qué quiere que le diga.... a mí este relato me dejó un sabor a la vida de Johan Sebastian Mastropiero....

Viejex dijo...

Carugo: Ufa. Son el equipo de Baruch (Spinoza, obvio) 11 + 1 DT.

Pablo: No es ese el video (si, lo vi)
El video que puse es la escena del padrino conversando con Bonasera, en la boda de Connie.

Viejex dijo...

Y maldito Yoni

Titi dijo...

Me hizo acordar a Mastropiero y su historia del "adelantado Don Rodrigo Díaz de Carrera"...

Y usted está a la altura de los Les Luthiers, le digo.

Saludos.

Briks dijo...

ja!
que gracia !!

quién no quiere recibir un trabajo oral de las indigenas del noreste brasileño ?!



cómo dice?
ok, ok, guardo todo

Yoni Bigud dijo...

Los jueces son seres extraños. Casi nunca ven las cosas como las ve uno.

Aguante Reinaldo.

Un saludo.

Pablo dijo...

Nefertiti, si le dejó ese sabor, es un elogio. Si le dejó sabor a plagio, bueno, en mi defensa digo que no es la primera vez que hago una desafortunada elección de nombres.

¿En mi defensa dije?

Viejex, se ve que era una escena del padrino, porque había una boda.

Titi, su elogio es exagerado. No lo digo yo, lo dicen los abogados de Les Luthiers. Veo una coincidencia parcial con Nefertiti. En el titi, concretamente.

Briks, probablemente las aborígenes reales disten de las de la fantasía que tiene en mente. Más que en Playboy TV piense en Discovery Channel.

Yoni, y ni le cuento los jueces de línea.

Sir Lothar Mambetta dijo...

¿Mastrantonio? Escuché hablar de él en "La Oveja Azul". Algunos lo recuerdan con mucho cariño... sospechosamente, demasiado. Todavía están sus rasguños en los azulejos del baño, justo al lado de los de Bono.
Una historia para reflexionar... o para flexionar.
Saludos, caballeros.

Pablo dijo...

Sir Lothar Mambetta, su apellido lo delata. Usted no es irlandés. Es escocés ¿no?

En fin, la cosa es que pasé por su blog. Lamento decirle que me pareció muy divertido.

Sir Lothar Mambetta dijo...

Como decimos en Glasgow: ¡me cachaste!