Me las estoy viendo negras

Sigo aquí en Kenia, en una aldea Masai, camuflado como uno de ellos, intentando sobrevivir.
Si no sabe como llegué a estar metido en este predicamento, haga clic aquí.
Si lo sabe, a ver si se pone las pilas y busca la forma de ayudarme. No sea insensible.


Bueno, en primer lugar les aclaro que voy a escribir rápido porque no se cuanto tiempo me va a durar la poca carga que le queda a la batería de mi notebook, así que disculpen si el texto les parece un poco desordenado.
Además tengo que apurarme porque para mi sigue siendo un riesgo importante el que alguno de los otros miembros de la tribu justo me vea escribiendo, se dé cuenta de que mi “tabla para cortar la carne” no es lo que yo dije que era, y a raíz de ello, se aviven de que yo no soy quien dije ser.
No quisiera averiguar lo que piensa esta gente de los impostores.

Ahora puedo volver a escribir casi por milagro les diría, porque la semana pasada la batería se agotó y me quedé incomunicado y aislado del mundo civilizado.
Como se imaginarán acá no llegan diarios, ni revistas, ni hay televisión y, la verdad, uno se siente un poco solo.
Por suerte el otro día, en un arrebato de iluminación, se me ocurrió ponerla (a la batería obvio. De eso estoy hablando) arriba de una piedra al rayo del sol toda la tarde a ver si así lograba infundirle un poco mas de vida. Me acuerdo que de chico hacía eso con las pilas y funcionaba.
Gracias a eso, y de puro culo nomás (si, dije "culo". Total ya estoy re jugado), un poco se recargó así que ahora ni bien termino esto, con un poco de suerte voy a poder ver como le está yendo a la Selección.
Supongo que ya estaremos en semis. Por lo menos una alegría voy a tener, aunque sea a la distancia. Lástima que me lo esté perdiendo.

Pero bueno, la cuestión es que durante todos estos días que estuve sin batería y, por ende, sin un pomo que hacer, no me quedó mas remedio que seguir adaptándome a lo que es vivir aquí entre los Masai y tratar de mimetizarme lo mas posible con ellos.
Y déjenme decirles que no es nada fácil.


Tampoco es nada fácil el vivir esperanzado y estar constantemente pensando en que la gente que supuestamente a uno lo aprecia se está preocupando por conseguir los medios para venir a rescatarlo, y ver que los días pasan y pasan y pasan y, valga la redundancia, no pasa nada.

Pero ese es otro tema. No quiero hablar de eso.

Igual, que se yo, no es que quiera ser reiterativo o que me esté obsesionando, pero a medida que pasa el tiempo uno se va poniendo mal y empieza a pensar cosas locas como que ya lo olvidaron, o que directamente se están haciendo los giles, y sin darse cuenta termina fantaseando con poder volver sorpresivamente, ir a buscarlos y matarlos a todos por garcas. De maneras horribles y dolorosas. Uno por uno. Lectores incluidos. Sobre todo los que leen y no dejan comentarios. Por desagradecidos. Y vagos.
Pero, no sé, uno piensa mucho estando acá solo.

Lo único que espero es que no vayan a ser tan nabos de pensar que me vine para acá disfrazado de Teletubbie, o de Barney, o de Bob Esponja, o de alguna de esas cosas ridículas que siempre piensan que estoy personificando, y estén buscando algo parecido a alguno de esos bichos en lugar de buscar a una persona.
Son capaces. La verdad no me extrañaría, teniendo en cuenta a la pelota que le dan a lo que yo escribo (porque, si mal no recuerdo, en mi anterior entrada aclaré que estoy disfrazado como un aborigen Masai, y hasta les mandé una foto).
Pero no, no creo que estén pensando eso.
Además deberían saber que habría que estar loco para andar vestido con algunos de esos disfraces con el calor que hace acá. Y mas sabiendo que en cualquier momento te podés cruzar con un aborigen que probablemente pensaría que sos un demonio o algo así, y no dudaría en atravesarte de un lanzazo y/o flechazo (en el mejor de los casos, si anda de buen humor).

Pero bueno, volviendo a lo que es vivir con esta gente nativa, como dije antes, no es fácil.
A medida que van pasando los días, la cosa se me va complicando cada vez mas.
Primero, porque esto de tener que retocarme el tiznado a cada rato para mantener el personaje es un trabajo constante y muy estresante.
Sucede que como acá hace bastante calor, transpiro mucho y, por ende, me destiño.
Afortunadamente, me puedo dar cuenta de que algo no está bien cuando los morochos medio que me empiezan a mirar raro y a murmurarse cosas entre ellos.
En ese momento sé que tengo que hacerme el sota y buscar una excusa para salir corriendo, meterme en mi choza (porque me dejaron construir una choza propia. Acá las hacen con ramas, hojas y un adobe preparado con barro y excremento de vaca. Es re lindo estar acá) para prender un fueguito y volver a tiznarme todo.
No es que sea difícil hacerlo, pero no saben como me está quedando la piel de arruinada.

Por otro lado, otro tema difícil es el de la comida.
Acá se come lo que se caza, y se caza cualquier cosa que ande por ahí.
Ayer, por ejemplo, tuve que comer un pedazo de puercoespín chamuscado, con una guarnición de raíces y dos o tres gusanos.
No estuvo tan mal, sobre todo después de probar el omellette de culo de mono que me dieron el primer día.
Y esto es casi siempre así, a pesar de que los Masai también crían ganado.
Unas vacas medio flacas, medio peso lástima, que tienen mas hambre que ellos, pero es lo que hay.
De hecho acá el status lo da la cantidad de vacas que tenga cada hombre.
Uno con menos de 50 cabezas es considerado pobre, así que imagínense que yo, que no tengo ni una, estoy considerado mas o menos como una laucha miserable y para ganarme el sustento tengo que pastorear vacas ajenas (Ni acá me salvo de trabajar. Debe ser una maldición que tengo).
Bueno, lo curioso es que a las vacas raramente las matan para comer. Mas que nada las usan para sacarles la leche y la sangre.
Si, la sangre. Así como lo leen.
Les pegan un flechazo en la yugular, le sacan como un litro de sangre y después la dejan ir a la pobre vaca a que se recupere.
A esa sangre la mezclan con la leche y toman eso. Bueno, tomamos eso. Dicen que da fuerza. Y no se puede vomitar porque hacerlo se considera de poco hombre.
Y como se imaginarán es preferible morirse del asco o de la intoxicación a que estos muchachos te consideren poco hombre, así que tengo que tomar ese brebaje bastante seguido (porque encima parece que me ven medio enqulenque y me lo preparan día por medio).

Y ya que menciono esto y como todo tiene que ver, otro tema jodido es el del baño.
Como seguramente habrán escuchado acá en África no hay bidet. Bueno acá en la aldea tampoco.
De hecho tampoco hay inodoros. Ni papel. Ni agua.
Básicamente lo que no es choza es baño, y uno tiene que arreglárselas al natural y acudir a lo que ofrece la madre naturaleza.
Y la madre naturaleza será muy sabia y todo lo que quieran, pero también raspa bastante.

En otro orden de cosas, déjenme contarles que también tuve un intento de fuga hace unas semanas.
Fue cuando tuvimos la visita de un contingente de turistas.
Sabía, porque algo leí sobre África antes de viajar, que era algo bastante común que las empresas de viajes hicieran safaris y traigan turistas a interactuar con las tribus locales, así que albergaba la secreta esperanza de que uno de ellos llegara hasta este lejano lugar.
Y aquella tarde, así fue.
Cuando ví llegar el jeep, casi lloré de alegría. Y digo casi porque me cuidé de no hacerlo para no desteñirme, por la dudas.
Fue un momento increíble. Pensé que estaba salvado, que finalmente ese era mi boleto de regreso a casa.

Lamentablemente la ilusión me duró poco. Tanto como hasta que me di cuenta de que todos los que venían eran turistas franceses. Y obviamente que ninguno de ellos venía por mi.
Para peor ninguno hablaba castellano. Ni siquiera ingles.
Si hubiera habido uno que aunque sea hablara ingles por ahí me salvaba porque algo hablo, pero no. Todos hablaban francés.
Y no hablo muy bien el francés.
Quizás por eso me agarró un ataque de desesperación y quise hacerme entender repitiendo lo único que sé decir en francés, así que medio con cara de loco y tirándoles de la ropa les gritaba “¡¡Patefuá patefuá!!”, pero esos turistas roñosos no solo no me entendían sino que, encima, se me cagaban de risa.
Creían que los estaba jodiendo.
Para peor, los muy vivos hasta me bautizaron así: “Patefuá”.
Después cuando me querían sacar fotos me decían (en francés) “A ver Patefuá ponete allá o ponete acá” y “Patefuá esto, Patefuá lo otro”.
Patético o mío.

Encima, como si no me sintiera ya lo suficientemente humillado, tuve que “actuar”, porque los Masai, que de boludos no tienen un rulo, para cuando vienen los contingentes turísticos tienen como un acto preparado porque de esta manera se aseguran de que les dejen cosas de regalo (plata, algo de comer, objetos decorativos que después intercambian con otras tribus y cosas así).
El acto consiste en vestirse con sus ropas de guerrero, ponerse en fila o en círculo y empezar a dar saltos. Es tipo una danza o algo así. Y los saltos son bastante impresionantes. Saltan como un metro de altura.

Acá hay una foto de nosotros en pleno acto, tomada por uno de los turistas.

Yo tuve que hacerlo también para no descubrirme, pero obviamente mis saltitos eran, lisa y llanamente, vergonzosos. Se me reían hasta las vacas.
Encima tenía que aguantarme a los turistas señalándome como diciendo “Mirá Patefuá, mirá Patefuá” mientras se doblaban de las carcajadas.
Fue un papelón.
Y un papelón peligroso porque los Masai como que me empezaron a mirar con desconfianza, seguramente porque nunca habían visto a un miembro de su tribu tan torpe y con tan mal estado físico que no pudiera dar dos saltos pedorros sin acalambrarse y quedarse sin aire.
Lo único rescatable fue que, por lo menos, a los franceses les caí simpático y me dieron algunas monedas, un caramelo y media botellita de agua.

Por fortuna, en un momento mientras todos estaban distraídos viendo el final del espectáculo, pude ver una oportunidad de escapar y, aún a riesgo de ser descubierto y poniendo en peligro mi vida, aproveché y corrí hasta el jeep para ver si encontraba el teléfono que le dan al guía para casos de emergencia.
Lo tomé y, casi con desesperación, temblando de los nervios sabiendo que cada segundo contaba, marqué el número del lujoso hotel que nos había reservado el Amado Líder.
Como fue una llamada de larga distancia tuve que llamar por cobrar, pero sabiendo que la reserva se habría hecho para tres y suponiendo que el Sr. Briks y el Sr. Bigud ya estarían allí, estaba seguro de que no tendrían inconvenientes en pagarla ya que, por ese sentimiento casi de hermandad que nos une a quienes trabajamos en MIB, estarían desesperados al notar que yo nunca había llegado a destino, ansiosos por saber de mi paradero y dispuestos a cualquier sacrificio con tal de ayudarme.

Pero nadie contestó. Mi llamado no fue aceptado.
La operadora me dijo que preguntó, pero que allí nadie conocía a un tal Sr. Renegado.

Y ya no tuve otra oportunidad, porque enseguida uno de los turistas alcahuetes gritó “Patefuá” señalándome, y el guía se me vino al humo y me arrebató el teléfono de las manos muy de mala manera, seguro pensando que me lo quería robar o algo.

Así que al final, sigo acá.

Desde ese día sigo albergando la esperanza de que llegue otro tour, pero con esto del Mundial vaya uno a saber cuando viene otro.

Y después de todo lo que pasó, la verdad ya no se cuanto tiempo mas me van a aceptar acá en la aldea.
Me parece que empiezan a sospechar algo y en cualquier momento me dan el olivo.
Si tengo suerte, claro.

Por eso, si pueden agilizar algo el temita este de mi búsqueda se los voy a agradecer.
Digo, antes de que sea tarde.

En serio. Me parece que no me queda mucho tiempo.

Quien sabe. Esta quizás sea mi última entrada.


No sé si me queda mas batería, o futuro, así que por las dudas, quiero dejar algo dicho.
Algo sumamente importante.
Algo que quiero que sepan.
Algo que tal vez sea lo mas importante que pueda decir en un momento como este.

Lo que quiero decir es que est





[ Battery Low ]

27 comentarios:

Viejex dijo...

...y sin darse cuenta termina fantaseando con poder volver sorpresivamente, ir a buscarlos y matarlos a todos por garcas. De maneras horribles y dolorosas. Uno por uno. Lectores incluidos. Sobre todo los que leen y no dejan comentarios...

Resista, Patefuá. Lo queremos de regreso, pero no es fácil ubicarlo.

Bugman dijo...

Señor Renegado, es usted muy valiente. Lo digo por revelar que los turistas franceses lo apodaron Patefuá. Ahora no se saca más de encima el remoquete.

SEÑORES BIGUD Y BRIKS, TRAÍGANLO VIVO. NO IMPORTA EL COSTO. MIENTRAS SEA BAJO.

A.R.N. dijo...

leche con sangre?
ver peliculas de vampiros le esta haciendo mal renegeitor.
y no se preocupe, los morochos serian incapaces de hacerle algo malo o echarlo. la ley de hospitalidad es educacion basica en kenia.
y vuelva, camine hombre, camine.
un beso.

Renegado dijo...

Sr. Viejex: Bueno, yo resisto, pero no se cuanto tiempo eh. Apurensén.

Sr. Bugman: Si, me di cuenta después de que el daño estaba hecho.
Yo solo me entierro.

A.R.N.: ¿Seguro? A mi me parece que ya me están mrando medio mal, pero bueno, si Ud. lo dice me quedo mas tranquilo.

A.R.N. dijo...

renegeitor, no tenga miedo, lo miran con carinio.

Renegado dijo...

A.R.N.: Eso ya no me tranquiliza nada. No se que es peor.

Nefertiti dijo...

el final de post correcto hubiera sido: Sibarita es tan rica porque....
jajajaj

Anavril dijo...

Mire, a mi no me gusta que me amencen...yo lo intenté, si hasta armé un grupo en FB para su ayuda y creo que somos 4....apenas juntamos para el taxi a EZE....

Pero ahora la orden vino de "arriba"...lo quieren de vuelta..me parece que escuche algo de tener un bufón para levantar el ánimo...no se bien porqué andan tristes los muchachos...

Y cuando vuelva, por favor, trate de de conseguirse algun laburito mas sano...algo como voluntario para pruebas de remedios con comonentes radioactivos o algo así...con su experiencia le va a ir fenóoooomeno.

Jazmin dijo...

"...después de probar el omellette de culo de mono que me dieron el primer día..."

JAJAJAJAJAJAJAJA...!!!!


A mí me va a tener que perdonar, Sr. Renegado, pero sé, intuyo, percibo, que volverá sano y salvo.

No sé si podrá recargar la bateria, pero no pierda tiempo leyendo los titulares de los diarios, no es importante en este momento saber qué pasa con el Mundial. Más vale aproveche y entre a páginas donde haya mapas de la zona. Fíjese si encuentra algún río. Busque el agua, Sr. Renegado, siga el agua.
El agua va al mar. Y en el mar, está la costa.
Puede escribir con rocas un S.O.S. Puede comer almejas. Puede trepar la palmera y bajar cocos.

Creo que será más fácil de rescatar en la playa.


Veo que se deshizo de los mocasines. Buena medida.

Quiero que sepa que envié unos 10 U$S que tenía ahorrados, a nombre del Sr. Briks para colaborar en su rescate.

Titi dijo...

¿Quiere que le diga cómo va la Selección antes que se quede sin batería?

No, mejor deje nomás. Preocúpese de cosas más importantes...

Y ahora vaya, hombre, que se está empezando a desteñir otra vez.

Saludos.

Zeithgeist dijo...

Carajo.. a ver si salvan a los masai de semejante tortura por dios! Los voy a denunciar al grin pis si no van a EXTRAER esa mala hierba de entre los pobres indios.
-.-

Carugo dijo...

Será importante que deje un comentario? Renegado no tiene batería en su notebook y no lo va a leer...

LadyMarian dijo...

Resista!! Usted sabe que acá todos están tratando de ayudarlo.
No se preocupe, todos saben que no anda por ahí vestido de Teletubbie. Lo que pasa es que pensaron que a lo mejor lo estaba usando para desorientarlos.

Se le ocurrió la posibilidad de contarles la verdad y pedirles ayuda? A lo mejor se compadecen. No tiene una foto de su familia para mostrarles y que comprendan que usted los extraña?

Y sino siempre le queda la opción de disfrazarse de Teletubbie y que lo confundan con un dios y lo ayuden.

♥Anita♥ dijo...

Voy a intentar contratar a Lara Croft, para q vaya a rescarlo; le gustaria? creo q haciendo "vaquita" entre todos llegamos a contratarla, porque si esperamos q el Sr Bugman gire alguna moneda para Briks y Bigud, va a tener q seguir practicando los saltitos.


Duro bastante la bateria,eh...escribio una booooooocha.

Suerte y YA me pongo en contacto con Lara.

Renegado dijo...

Nefertiti: ¿Yo alimentándome de omellettes de culo de mono y Ud. me habla de pizza? Ud. es una desalmada.

Anavril: ¡Ah bueno! Ahora resulta que soy el bufón del grupo ¡Gracias che! Gracias por el apoyo.

Jazmín: Si, podría hacer eso, pero la verdad, ya no se si tengo tantas ganas de volver.
Acá me estoy empezando a sentir mas valorado (aunque sea como cuidador de las vacas).

Titi: Uh ¿Se me nota? Gracis por avisar.

Zeithgeist: Mas buena onda ¡Gracias gente, gracias! Estoy emocionado.

(Voy a matarlos ... voy a matarlos.. a todos...)

Carugo: (Empezando por los graciosos ... A todos ... Voy a matarlos a todos...)

LadyMarian: No se, no se ... Tal vez les confiese la verdad y les pida que me dejen quedarme para siempre. Total...

Y dudo que a un bicho con la cara de pelotudo de un Teleltubbie lo confundan con un Dios. Mas bien sería al contrario. Mejor no arriesgarse.

Anita: Seeeeeeee ... Eso estaría perfecto. Avise cuando la manda así por lo menos me pego un baño.

Si, escribí bastante ... y lo hice con amor ... pero a nadie le importa ...

Chau. Me voy a cuidar las vacas.

El Señor F. dijo...

Aguante, aguante!! ya estamos planeando el rescate.

Omelette de culo de mono.. jajajajajajaj


(me rio CON usted, Renegado.. CON usted..)

Y digo yo.. si se disfraza de turista?

(le diría que intente escapar disfrazado de vaca, como en "top Secret", pero acá el único que tiene derecho a chuparle la sangre, es Bugman!!)

Sir Lothar Mambetta dijo...

"Básicamente lo que no es choza es baño, y uno tiene que arreglárselas al natural y acudir a lo que ofrece la madre naturaleza.
Y la madre naturaleza será muy sabia y todo lo que quieran, pero también raspa bastante."


Hubiera dejado mi comentario unos minutos antes pero todavía estaba aplaudiendo. ¡Bravo!

El Señor F. dijo...

y... 18.


Hay que estar en todo, por acá.

Renegado dijo...

Sr. F.: No se si me convendría disfrazarme de turista. Acá son muy simpáticos cuando vienen contigentes porque saben que les dan cosas, pero llegar solo y con cara de perdido ... mmm .. no se.
Y de vaca, y justamente recordando esa película que menciona, ni loco.

Sir Lothar: Gracias, gracias.

Mariela Torres dijo...

Lo bueno es que está con gente, peor es estar solo, rodeado de animales salvajes, sin comer. Mire el lado positivo.

Yoni Bigud dijo...

Resista un poco más hombre... estoy aplicando todos mis recursos para buscarlo. Digo, los que dejó disponibles el Señor Briks. Unos 23 dólares sin descontar el sueldo de Buana. Él es el que lo está buscando, pero sospecho que no se aplica demasiado. Por las tardes sale de la choza (sí, no crea que usted es el único), se chupa el dedo y lo apunta al cielo. Supongo que es algo relacionado con el viento. Lo que no sé es cómo diablos lo ayuda a usted con esa operación, pero él jura que estamos haciendo progresos. Significativos progresos.

Mientras tanto no olvide ir juntando todas las boletas de gastos. No sé si vamos a poder reembolsarlas ni bien volvamos, pero tengo una idea para el futuro. Las dejamos a cuenta. Tengo solo dos palabras para usted: Brasil 2014. Piénselo.

Un saludo.

Ro dijo...

Sr Renegado:
Como esta es la primera vez que leo sobre su desesperante situación, tuve que demorarme bastante estudiando el caso, sus descripciones y sus declaraciones (y usted, como todo buen "MIB" sabe que esto lleva tiempo... jajaja... perdón, no pude perdonarle a "la ley" que dé tantas vueltas para resolver los papeles sobre mi separación... jjajajajajaa... perdón, perdón... este no es el punto... ya vuelvo)

En fin, resumo los datos que obtengo de sus descripciones para poder ubicarlo:
* Esa gente no es fácil y son capaces de atravesarlo con una flecha si lo ven vestido de Barney, Bob Esponja o Telettubbie...
* Que coma o no, depende de lo que "caza"...
* Lo peor que le puede pasar ahí adentro es que los muchachos lo consideren "poco hombre" (es preferible morir de asco o de intoxicación, a su decir...)
* No hay bidet
* Los turistas lo ven como un punto de atracción, se le c... de risa y, si da un buen espectáculo, pueden llegar a tirarle unas limosnas...

...

¿Usted está seguro de estar en Kenia...???
¿¿¿¿Está seguro que no anda por ahí perdido en alguna de las villas del conurbano bonaerense...??? Yo, por las dudas, cuando ande por allá dando clases me voy a conectar con todos mis muchachos... a ver si resulta que lo estamos buscando lugares remotos y anda por acá nomás, a la vuelta de la esquina... jajaja

Briks está desesperado buscándolo, pero sus ahorros apenas le permitieron llegar a Marpla y quedarse un tiempito allí (supongo que por las dudas... jaaaajajajaja... haga caso omiso a todas las risas del comentario... son de "puros nervios" nomás... jaaaajaja)

PD: Si deja la notebook al sol cuide que no se la "hagan"
jajaja

BESITOS!!!!
Ro.

PD2: Si lo casan con la más fea, piense que al menos, por suerte, la electricidad no llega hasta las chozas y esto le evita la brutalidad de taparle la cara con la almohada...
jaaaaaajajjajajajaajaj

Ro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Renegado dijo...

Mariela: Si, bueno, son bastante gauchitos los morochos pero, que se yo, también podría estar mejor y ya estar de vuelta.

Sr. Yoni: Discúlpeme si me permito dudar de su interés y el del Sr. Briks, habida cuenta de que ni siquiera me atendieron el llamado telefónico.
El UNICO llamado telefónico que pude hacer.
Y en el 2014 no pienso.
Falta mucho. Puede pasar cualquier cosa.

Ro: En primer lugar muchas gracias por tomarse el terrible trabajo de leer para interiorizarse en mi situación. Debe ser la única.
Segundo, estoy seguro de no estar en el conurbano bonaerense ya que en el tiempo que hace que estoy aqui, no ha venido ningún político a prometer cloacas ni decodificadores digitales.
Definitivamente no estoy en Argentina.

dondelohabredejado dijo...

Lo único bueno que tenía el venir recién ahora a ponerme el día, era saber que lo encontraría ya de regreso, y me ahorraría el sufrimiento de leerlo aún perdido...
Pero no, no he tenido esa suerte. Leo y me peno muchísimo por su suerte, y me digo a mí misma que con el tiempo que ha pasado, tal vez hasta esté peor todavía.
Lamento que la ayuda que intenté brindar no llegase a destino.
Rezaré por usted.