La terapia es puro grupo


Un buen estratega sabe que hay un tiempo para ponerse firme y otro para ceder, aunque solo un poco, y sin perder de vista el objetivo. A veces para seguir avanzando hay que retroceder unos pasos. No siempre una recta es el camino más corto entre dos puntos.
Lo que quiero decir es que me ganaron por cansancio.


Es que ya estaban insoportables. Quejas, quejas, todo el tiempo quejas. Al principio venían a mi oficina con la excusa de mostrarme lo que estaban escribiendo, traer una sugerencia, preguntarme mi opinión sobre algo, y después así, como al pasar, se quejaban. Este...Amado Líder, no quisiera parecer desagradecido, pero tal vez, si no se lo impiden sus ocupaciones, podría  mandar a arreglar la pérdida de la cañería del sótano...es que el agua ya nos llega  a las rodillas...bueno, no quería molestarlo, hasta luego. Cosas de ese tenor, expresadas con respeto, hasta me daban ganas de hacer algo y todo.
Pero después se les acabaron las excusas, y parece que también los modales. Nada más empezaron a irrumpir inopinadamente  en el sanctasanctórum y a comenzar sus plañidos sin introducción alguna. El Señor Briks llegó al colmo de hacer todo eso ataviado únicamente con una pequeña pieza de ropa interior. 

Así que los llamé a reunión de personal y les anuncié que les iba a autorizar esa tontería de la terapia, pero antes intenté convencerlos de las bondades de mí método (una semana en el bosque, sólo contra la naturaleza, los que sobreviven pueden ver las cosas bajo otra luz). No hubo caso, y eso que les ofrecí, además de la lata de atún, medio rollo de papel higiénico. Los dejé que se ocuparan de los detalles, que eligieran al terapeuta (sin pasarse del presupuesto, en eso fui muy claro) y todo eso. 

Hace dos días que están mansitos como corderos. No es que me guste vanagloriarme, pero cuando uno resuelve con simpleza un problema complicado, siente una satisfacción intelectual que...un momento. ¿Qué son esos ruidos? ¿Gente cantando? Voy a ver.

Guiado por los sonidos cada vez más claros, llegué a nuestra sala de reuniones y me asomé por la ventana que da al pasillo, intentando no ser visto. Precaución innecesaria, la gente que estaba en el interior de la estancia se veía tan concentrada en lo que estaba haciendo que difícilmente notaran una manada de búfalos depilados corriendo frente a sus ojos. Estaban todos, El Señor Briks, el Señor Bigud, el Señor Pablo, el Señor Renegado, el Señor F, el Señor Viejex y el Señor Mariano, que parecía no estar integrado a las actividades y negaba con la cabeza todo el tiempo. Además, había otra persona, un individuo pintoresco, para decirlo de alguna manera. De alguna manera que de a entender que era un sujeto bastante roñoso pero sin tener que usar esa palabra..
Con excepción del Señor Mariano, que tenía los brazos cruzados, todos los demás estaban formando un círculo, tomados de las manos. Canturreaban algo, como si fuera un salmo. No pude entender todos los versos, pero creí entender las palabras pelado, compadre y madre. Sin dudas, un himno a la amistad y una exhortación a respetar a nuestros progenitores. Tardé un momento en entender que el tipo pringoso era el terapeuta, y que la extraña ceremonia que se estaba celebrando ante mis ojos era parte de la famosa terapia.
Decidí observar un poco más.

El terapeuta abrió una bolsa de lona como esas que llevan los marineros y comenzó a sacar unos objetos cilíndricos, aproximadamente de un metro de largo, al parecer de madera, y le dio uno a cada uno. El Señor Mariano agarró el suyo mientras negaba con la cabeza. Caramba, entonces sí los va a hacer luchar, pensé yo con un renovado respeto por las modernas técnicas psicoanalíticas. Me froté las manos esperando el espectáculo. Mientras me preguntaba si sería ético hacer apuestas sobre quién iba a partirle la cabeza a quién, el experto sacó de las bolsa otro objeto curioso : un muñeco inflable, de esos con forma de pera que tiene un peso abajo y se mantienen siempre parados. 
Ah, qué desilusión, le van a pegar al muñeco, dije para mis adentros, y efectivamente, el Señor Pablo, ya estaba dando unos tímidos golpecitos al personaje de plástico relleno de aire. El terapeuta lo animaba a pegar más fuerte, pero nada. El Señor Pablo no se entusiasmaba. Los demás empezaban a mirar el piso, me pareció ver un destello y una pequeña llama en las manos del Señor Viejex. Evidentemente el pringoso por más profesional que fuera no estaba preparado para conducir semejante runfla de gandules. No pude evitar sentir cierta lástima, se lo iban a comer crudo. Y después los iba a tener que aguantar yo,  por eso sentía lástima. De mí mismo.
Entonces, el hombre tomó un marcado grueso y dibujó un par de detalles en el rostro del muñeco, que no alcancé a ver porque lo tenía de espaldas. 
Y eso desató la locura. 
El Señor Pablo, todo un filósofo, una de las personas menos violenta que conozco, estaba pegándole al pobre tentetieso como si no hubiera un mañana. Gritaba como un bárbaro, y a la vez se reía. Espontáneamente el Señor Briks se unió al castigo mientras el terapeuta intentaba convencerlo para que esperara su turno. Fue inútil, la algarabía se contagió rápidamente y en menos de lo que se tarda en decir linchamiento todo el grupo estaba encima del muñeco pegándole con los palos, con las rodillas, con los pies y con las manos. El Señor Mariano se mantenía un poco apartado, y de vez en cuando contribuía escupiéndolo. El terapeuta se alejó y observó con impotencia la escena. De pronto, una llamarada surgió y todos se quedaron mirando fascinados al pelele mientras era consumido por el fuego. El Señor Viejex lloraba de felicidad. 

Cuando entré con el extinguidor y sofoqué el pequeño incendio, todos parecieron despertar de un sueño. Estaban como avergonzados, se escabullieron cabizbajos y meditabundos. Apenas si notaron mi presencia.
Entre los restos del semiderretido muñeco se podía distinguir su rostro, y el detalle que el terapeuta había dibujado. No pude menos que sonreír, el tipo sería roñoso pero era un genio. 
Estaba sentado en una silla, y se agarraba la cabeza. Cuando me acerqué, empezó a balbucear.

-Yo...no sabía...no creí que...no pude...
-Quédese tranquilo, hombre, no pasó nada.
-Usted es...-me miró y se quedó mudo.
-El mismo. 
-Esto es muy incómodo, yo..le pido disculpas, no se suponía que usted viese esto.
-No me lo hubiera perdido por nada del mundo.
-¿Y no está enojado? 
-¿Enojado? ¿Por esta tontería? Claro que no, al contrario, estoy muy contento.
-¿Sí?
-Por supuesto. Venga, vamos a hablar a mi oficina. ¿Cómo dijo que se llamaba?
-Eh...soy el Licenciado Gargiulo.
-Oh. ¿Le dijo al Señor Briks cuál era su apellido?
-No, ellos me llaman por el nombre. ¿Por qué?
-Por nada, por nada, pero siga así.
-¿Seguir?-me miró con los ojos algo extraviados-¿Seguir? ¿Después de este incidente? ¿Está loco?
-Supongo que usted estará más calificado que yo para responder esa pregunta. 

Mientras hablábamos, lo había tomado del brazo y lo estaba llevando afuera de la sala, un poco a rastras. Pasamos por al lado de los restos humeantes, y señalándolos, le dije al confundido Licenciado Gargiulo:
-Cometió un error, ¿sabe?
-¿Ah, sí?¿Uno...solo?-respondió sin entender.
-Sí, uno pequeño. Dibujó al muñeco con la ceja derecha levantada. Yo levanto la izquierda.

32 comentarios:

choripanboy dijo...

Chapeau Amado Lider!

Carugo dijo...

Excelente!!!
Nada se le escapa a usted, Señor Bugman.
Yo, igual, en su lugar, andaría con un casco de fútbol americano por las dudas.
(Y con un traje antiflama....)
Cuídese...

Etienne dijo...

Adivino que al levantar la ceja izquierda, se le frunce el ceño, la ceja derecha forma una especie de techos sobre el ojo al mismo tiempo que una mueca dibuja una rígida curva en sus labios...

Si, las turbas ignorantes generan esas especies de rictus en uno.

Stella dijo...

Ud es muy sabio, Bugman.
Es muy sano permitir que se descarguen con un muñeco.
Muy sano para Ud, claro!

La ex Rubia dijo...

Me corrió un escalofrío por la médula ósea. Tiene razón Bugman, este hombre no tiene ni idea donde se metió.

wendy balsam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Briks dijo...

...


...

yo conservo el palo que me dió el terapeuta



alguien va a pagar el costo de haberme creado la ilusión de un regalo que nunca llegó

Elvis dijo...

Sr. Bugman, creo que debería andarse con cuidado y alejarse, sus chicos podrían confundirle con ese infame muñeco la próxima reunión...

Saludos cordiales.

wendy balsam dijo...

bugman,
yo que usté NO iría bien dormido a su despacho, no sea cosa que los muchachos anden con ganas de probar con otras descargas...

(u otros palos...)

Samain dijo...

uhmn... les faltaban los taparrabos nomás!

Quiero una segunda sesión!

Renegado dijo...

¿¡Cómo!? ¿¿Ese no era Bugman?? Ya me parecía que se la bancaba demasiado calladito.

Igual sospeché que algo raro pasaba cuando ese calvo tan parecido al muñeco entró a arruinarnos la fiesta con el matafuegos.

Jesslo dijo...

Sugiero, disponer fondos específicos de emergencia en caja chica, de manera que su secre (¿tiene una?)tenga a mano varios ejemplares como el chamuscado (por si acaso la terapia no es puro grupo)

Me encantó el relato ;))

Nefertiti dijo...

Intuyo que se vienen tiempos difíciles para el dream team. Dicen que la venganza se come en plato frío...

Viejex dijo...

Plato frio, Nefertiti? pudiendo hacer un fueguito? Vamos!

Pablo dijo...

A pesar de lo publicado, quiero aclarar que no tengo nada en contra del muñeco de Bugman.


Hoy estoy anfibológico.

Nefertiti dijo...

Conserve el fueguito Viejex.... lo va a necesitar si quiere volver a comer algo decente... yo que usted iría viendo "Viven" de nuevo...

dondelohabredejado dijo...

Brillante!! Hacer catarsis con un muñeco para que todo siga igual. Conozco el método.
Seré sincera, en un principio de la lectura, creí que se trataba del regalo para Briks...
Y, como parte de la terapia... ahora se puede decir culo??
Saluditos.

Mariano dijo...

Está documentado. Me negué a participar. Es más, los escupitajos no eran tales, sólo intentaba sofocar las llamas.

Titi dijo...

Estimado B:

Yo que usted averiguo bien de qué venía la letra de eso que canturreaban los insurrectos al inicio de la sesión... Pero para sacarles información, trate de no usar el flagrum...

Los muchachos se habrán desacatado, pero son buenos autores (y en algunos casos, parece que también buenas personas).

Tal vez un poco de misericoria sea otro buen movimiento estratégico.

Éxitos.

Briks dijo...

NEFERTITI je je "VIVEN"? jejeje

acá el único que jugó al rugby fui yo y despeués de la jodita que me hicieron con el regalo...
ningun esta a salvo. SEPANLO !





y si le pongo unos clavos a este palo?

Yoni Bigud dijo...

Yo no me siento más aplacado. No sé si porque el muñeco dejaba bastante que desear, porque el Señor Viejex lo incendió demasiado rápido o porque la mitad de los escupitajos del Señor Mariano me pegaron en la capa. Pero no estoy mejor.

Si Gargiulo no levanta la puntería le voy a contar lo de su apellido al Señor Briks.


Saludo general.

Bugman dijo...

Chori, gracias. Pero me dijeron que usted tiene su propio muñeco, y le pega con una funda de almohada rellena de naranjas. Porque no deja marcas, dice, y además da jugo.

Carugo, gracias. Creo que mientras consiga una provisión constante de muñecos estoy a salvo. Creo.

Etienne, ¿de dónde me conoce usted? Inquietantemente bien descripto.

Stella, usted lo ha dicho. Afortunadamente al muñeco no le tengo que pagar la ART.

Ex Rubia, nadie tiene idea, en realidad. Ni siquiera yo.

Briks, yo sí le di su regalo. ¿Acaso usted no sigue integrando el staff, a pesar de todo? Feliz cumpleaños, de nada, de nada.

Elvis, tomo la precaución de quejarme y defenderme cuando me pegan, espero que ellos sepan notar la diferencia.

Wendy balsam, buena observación, pero no se preocupe por mí. Tengo confianza en que los muchachos no habrán de extralimitarse. Y además de la confianza tengo un revólver.

Samain, el Señor briks sí que tenía taparrabos.

Renegado, me llamó la atención que usted se lanzara directamente al cuello del muñeco a pura dentellada. ¿Está viendo muchas películas de vampiros?

Jesslo, gracias. En efecto, he dispuesto de una partida extraordinaria para la provisión de muñecotes. Estoy negociando directamente con un mayorista.

Nefertiti, los integrantes de MIB no deben sospechar de alguna posible represalia. Deben darla por cierta.

Pablo, tenga cuidado, que de anfibológico a procesado por agresiones y lesiones hay un solo paso. Bueno, varios. Pero se pueden dar.

Dondelohabrédejado, gracias, yo también creí que la cosa se iba a ir por ese lado, viéndolos a todos tomaditos de las manos, pero resultó que el roño..digo, el terapeuta, es un genio.

Mariano, vale la aclaración, pero tal vez hubiera sido más creíble si hubiera empezado a salivar después de iniciada la fogata.

Titi, claro, claro, misericordia, por supuesto...si soy un Líder generoso...(dónde dejé el fulgrum, caranchos...)

Briks, debo decirle
que yo también jugué al rugby. Cuando tenía doce años. Nunca terminarán de conocerme.

La solitaria dijo...

Pobre hombre.... en lo que se metió! Nadie le advirtió sobre las consecuencias de su accionar? Y sí ahora desaparece?? Y si le pasa algo???

Mariano dijo...

Usted no entiende, Bugman.
Soy un visionario, estoy siempre un paso adelante de todos. Quizás por eso confunden mi actitud con un alejamiento.

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Me siento en mi oficina. Si pusieran un muñeco de nuestro Amado Líder, deberían reponrelo a cada rato.

Rebeca dijo...

Mr. Bugman quédese tranquilo que después de ésto le van a pedir por favor que los mande al bosque y ni les va a hacer falta la lata de atún.
Es más, mándelos con el Sr. ¿Gargiulo?

¡Muy buen post!


Au revoir!

LadyMarian dijo...

Era muy buena la idea de agregar papel higiénico a la lata de atún, aunque no la hayan aceptado. Lo que no me queda claro es cómo hubiera hecho para darle 1/2 rollo de papel higiénico a cada uno. Hubiera entregado un rollo cada dos personas? Lo hubiera cortado con algo por la mitad? Sí, ya sé, no es su problema. Que agradezcan nomás que hacía ese ofrecimiento!

De dónde sacaron a Gargiulo? Averiguaron los antecedentes? (Con la miseria que le deben estar pagando no creo que sea muy prestigioso) Una lástima que Mariano sólo haya podido escupir al muñeco. Me imagino que en la siguientes sesiones conseguirá trabajar con sus impulsos agresivos.

Quisiera poder oír esa conversación con Gargiulo! Me muero de ganas de saber qué hablaron los dos.

Suerte con la terapia de grupo!!

Jazmin dijo...

Sr. Bugman, no puedo comentar nada.
Primero porque las lágrimas de la risa me nublan la vista.
Segundo, porque la escena es tan perfecta que no tengo más que CLAP CLAP CLAP.

Etienne dijo...

Sr. B no lo conozco, lo único que hice fue describirme frente al espejo cuando me irrito con mis subalternos.
Se ve que usted y yo tenemos la misma pesada carga en esta vida.
Tolere, sin aflojar la cincha.
Motive, sin dejar el rebenque de lado.
Azuse, con el bibliorato en la mano.

wendy balsam dijo...

Bugman,
¿no tendrá una Taser X26, no? Porque en ese sentido le pega una descarga al vil muñeco que oficia como su doble y ante cualquier desbarranque del señor Briks o escupitajo del Sr. Mariano, un calorcito de 50.000 voltios y asunto sellado...

Uncle Leo dijo...

Yo tambien levanto la izquierda!
Un detalle más de evolución genética, de alelos que nos elevan sobre las masas...
gargiulo iba al cole con mi hermano fijese...notable.

Fabiana dijo...

Señor Bugman:

Usted está conciente de la que se salvó cuando entró con el matafuego?

Digo, por que agradezca que estaban medio zombis y por eso no reaccionaron enseguida, que sino lo quiero ver..

Igual lo comprendo, sabe?
No debe ser fácil ser líder..

Y menos ahora que sabe que su seguridad física corre peligro.. :O

Vamos, diga la verdad, usté se va de viaje para que se calmen los ánimos.
A mí no me mienta, eh!