¡Que noche Teté!

Fiesta, que fantástica, fantástica esta fiesta, que fantástica, fantástica esta fiesta, esta fiesta con amigos y sin ti.


Rafaela Carrá - Cantante, bailarina y actriz italiana. Ahora debe tener como ochenta años.


La fiesta está en pleno apogeo. La música suena a todo volumen, las luces centellean por todo el salón, las imágenes se vuelven difusas por el humo y nosotros estamos felices. Tan felices como hace tiempo no nos sentíamos.
Y es que, de verdad, estábamos necesitando esto. Un poco de diversión. Un poco de relax. Y, por sobre todo, ¡Un poco de bebida de verdad!.
Casi llegamos a las lágrimas con los muchachos cuando pudimos volver a saborear el dulzor de una gaseosa, o el inconfundible y amargo sabor de una cerveza fría.
El la redacción, la última vez que pudimos festejar algo (creo que fue el cumpleaños de alguien) solo se nos permitió hacerlo durante los diez minutos que tenemos como horario de almuerzo, y cuando le solicitamos (siempre de rodillas y mirando al piso como lo estipula el contrato) al Sr. Bugman si, aunque sea, nos podría proveer de una gaseosa para brindar, él nos dijo que si, que como no, y nos dio un sifón de soda y un pomo de témpera naranja.

Fue un festejo bastante patético.

Pero bueno, ahora estamos aquí, viviendo esta escapada nocturna, saboreando unas horas de deliciosa libertad y disfrutando de unas aun más deliciosas bebidas.

Y estamos contentos. Nada puede salir mal.

Sin embargo, en un momento mientras nos acomodábamos para realizar el décimo brindis de la noche, inesperádamente la música se corta de repente y las luces rítmicas dejan de parpadear.
Un silencio perturbador invade de golpe el salón, mientras un potente foco de luz blanca se enciende iluminando directamente a la entrada.
Las puertas se abren y vemos, no sin algo de espanto, que una inconfundible figura hace su ingreso.

Si … ¡Es el Sr. Bugman!.

-Buenas noches caballeros - dice levantando una ceja y con una sonrisa de satisfacción dibujándose en su rostro.
Un frío nos corre por la espalda. ¿Cómo supo donde estábamos? ¿Cómo nos encontró? ¿Cómo podríamos hacer para llevarnos algunas botellas sin que se note? ¿Cómo íbamos a pagar lo que consumimos si ninguno salió con plata encima? ¿Cómo hace para que le brille tanto la pelada? ¿Se la lustra? En nuestras mentes solo había interrogantes.
-¿Realmente pensaron que podrían hacer algo como esto sin que yo me enterara? - disparó desafiante.
-Eeehhhmmmm … Yyyyy … Si … - respondió el Sr. Briks mientras volvía a ponerse la camisa.
-Bueno, ya ven que no - contestó el Sr. Bugman -Yo lo sé todo.
-¿Ah si? ¿Siete por ocho? - preguntó rápidamente el Sr. Pablo.
-Cincuenta y seis - respondió de inmediato el Sr. Bugman.
Todos miramos en silencio al Sr. Pablo aguardando la confirmación de la respuesta dada por Bugman.
El Sr. Pablo se quita los anteojos, baja la cabeza, y nos hace un gesto afirmativo.
Nos invade el asombro, y también un cierto temor.
-Bien caballeros, dejémonos de perder el tiempo con preguntas intrascendentes - dijo el Sr. Bugman -Solamente vine hasta aquí para decirles algo. Lo que les quiero decir es...
-¿Qué nos quiere mucho? - arriesga el Sr. Mariano que ya estaba bastante bebido.
-No - contesta el Sr. Bugman algo confuso.
-¿Qué a partir de este momento estamos todos en blanco? - se ilusiona el Sr. Bigud.
-No, tampoco eso …esper...
-¡¡Bien Don Bugman!! - exclama el Sr. Briks aplaudiendo.
-No, no, dije que no es eso. Si me perm….
-¿Qué nos va a empezar a comprar café de verdad? - pregunto por mi parte mientras, disimuladamente, me guardo un puñado de maníes en el bolsillo para tener provisiones cuando regresemos al sótano.
-No, no … si me dejan hab….
-¿Que estamos todos despedidos? - insinúa el Sr. Viejex mientras quema unas servilletitas de papel.
-¡No! Nada que ver. Pero déjenm…
-¿Qué somos una manga de gandules? - aventura el Sr. F..
-No … Bueno, si … Pero no, no es eso. Si me dejaran terminar de dec….
-Bueno, dennos una pista ¿Con que letra empieza? - le pregunto algo ansioso y tratando de distraerlo para que no vea que me estoy guardando unos sanguchitos de miga en la billetera.
-¡Bueno basta! - grita el Sr. Bugman medio nervioso -No vine aquí a jugar. Lo que tengo que decirles es que (hace una pausa dramática) … Es que este lugar es mío. Yo soy el dueño.
Todos nos quedamos sin palabras. El Sr. Viejex intenta apagar un cortinado que había comenzado a quemar.
-Asi es señores - continúa diciendo Bugman -Esto es mío, y todo lo que han consumido ha sido a cuenta mía. ¿O de verdad se creyeron que vendrían a un sitio como este, y solo diciendo que eran “del famosísimo blog Men In Blog” todo lo consumido les sería obsequiado?.
-Y … Si - respondió nuevamente el Sr. Briks.
-Bueno ... ¡NO! No es así - contestó el Sr. Bugman algo fastidiado. Pero luego suspiró y continuó diciendo -Pero no se preocupen. Está bien. También vengo a decirles que no me deben nada. Que pueden seguir disfrutando de la fiesta, que yo pagaré por todo. Pidan lo que quieran. Las instalaciones son suyas por esta noche. Se lo han ganado.
El asombro y la sorpresa provocados por esas palabras nos dejan una vez mas sin aliento. El Sr. Briks se desmaya. El Sr. Pablo llora de la emoción. El Sr. Viejex vuelve a prender fuego la cortina con los ojos llenos de lágrimas de felicidad.
-Y eso no es todo - continúa diciendo el Sr. Bugman -Sé que he sido algo severo con ustedes y que quizás me he excedido en mis pretensiones y mis exigencias, y es por eso que, si me lo permiten, quisiera compensarlos con un detalle mas.
Levanta su mano derecha y chasquea los dedos.

Las puertas del salón se abren, comienza a sonar la canción de “Nueve semanas y media” y, una a una, van ingresando seis bellísimas señoritas apenas vestidas con diminutos y sensuales trajecitos alegóricos: una vestida de bombera se dirige hasta el Sr. Viejex, una vistiendo como colegiala se ubica junto al Sr. Pablo, una disfrazada de policía va con el Sr. Briks que como por arte de magia recuperó la conciencia, fue corriendo, besó la calva del Sr. Bugman y volvió a su lugar, todo sin dejar de sonreír como poseído, otra vestida como la Princesa Leia (cuando fue esclava de Jabba The Hutt) se acomoda junto al Sr. Bigud, otra vestida como jocketa y montando un caballito de madera se dirigió hasta el Sr. F y, finalmente, una enanita muy sexy se arrojó a los brazos de un encantado Sr. Mariano.

Yo me quedé asombrado ante el espectáculo, pero no pude dejar de notar que faltaba algo.

-No se preocupe Sr. Renegado - me dijo el Sr. Bugman palmeándome el hombro y con una amplia sonrisa -Para Ud. también hay regalito acorde a su identidad de esta noche.

Fue en ese momento que me percaté de que estaba vestido de Po, el Teletubbie rojo (La verdad que no se por qué siempre termino vestido de maneras tan ridículas) y, debo reconocerlo, un poco me avergoncé. Supuse que no iba a causarle una muy buena impresión a la señorita que me tocara en suerte pero, de todas formas, me intrigaba saber de que forma estaría ella vestida para concordar conmigo.
De repente sentí que el piso comenzaba a temblar ligeramente.
Pensé que sería el efecto de la bebida y el calor (el traje de Teletubbie es bastante caluroso), pero al observar el vaso que sostenía en la mano y ver las ondas en el líquido, supe que no era yo sino que, efectivamente, el piso algo temblaba.

Lentamente miré hacia la puerta del salón.

El vaso cayó de mi mano. La respiración me abandonó. Mis ojos, abiertos hasta casi salirse de sus órbitas, no podían dar crédito a lo que veían.

Una gorda de unos ciento veinte kilos vestida como Teletubbie amarillo hacía su entrada.
Tenía los cachetes colorados y transpiraba como testigo falso adentro de ese traje, y se acercaba a mi con sus regordetes brazos extendidos y tratando de realizar un caminar sensual moviendo sus gigantescas y tambaleantes caderas.
La imagen era tremenda. Espeluznante. Yo no sabía si ponerme a llorar o tirarme por una ventana.

Algunos de los muchachos se tiraban al piso de la risa. Otros preparaban sus celulares para sacar fotos, pero apenas si los podían sostener en las manos de cómo se reían.

El Sr. Bugman, en tanto, volvió a levantar su ceja y con una amplia y socarrona sonrisa me dijo "De nada” antes de soltar una estruendosa carcajada.

Y eso fue lo que me hizo reaccionar.

Enfurecido, tomé una botella, la rompí contra el borde de una mesa, y empuñándola como un cuchillo me arrojé sobre él al grito de “¡¡¡Peladohijode …”.


Despierto dando un grito.

-Uy, disculpá ¿Te quemé? - me dice el Sr. Viejex que se encontraba quemando cosas cerca mío.
-No, no - le respondo algo confundido y un poco agitado.
A mi alrededor la fiesta continuaba como si nada. Mis compañeros seguían divirtiéndose y disfrutando.
Evidentemente, yo había caído dormido víctima del cansancio, la falta de costumbre de salir de noche, la bebida, y este estúpido y caluroso traje de Teletubbie.

Todo había sido un sueño. Solo un sueño.

Y si. Debí haberme dado cuenta en el momento en que el Sr. Bugman se mostró comprensivo y generoso.
Y por supuesto, también cuando todos nosotros aceptamos sin reparos que unas señoritas de vida airosa y ligeras de ropas pretendieran hacernos compañía. Obviamente, eso fue lo mas irreal del asunto. Claro, porque nosotros somos hombres comprometidos y jamás aceptaríamos hacer algo así. Por favor. De ninguna manera. Faltaba mas. Que horror. Nonononono. Nunca. Por ningún motivo accederíamos a algo así. Es inmoral. De solo pensarlo me da náuseas. Uyuyuyuy que porquería. Ojalá nunca nos pase. Ay no, nonono, por favor … Uffff … Jamás … Nononono …

Me encontraba así perdido en mis pensamientos cuando, de repente, la música se corta, las luces dejan de parpadear, y mientras el silencio de adueña del recinto, una potente luz blanca ilumina la puerta de entrada.

-No ... No puede ser- pienso.

Pero si. Es él.

-Buenas noches caballeros ¿Realmente pensaron que podrían hacer algo como esto sin que yo me enterara? - nos dijo el Sr. Bugman con cara de pocos amigos.

Me invade un temor rayano con la desesperación. ¡Está pasando todo como en mi sueño!

¡¡Oh no!! ¡¡La gorda!! ¡¡Ahora va a venir la gorda!!

-Pero no se preocupen. Solo vine hasta aquí para decirles que no me molesta que tengan su momento de diversión. Debo reconocer que se lo han ganado. Y por eso, además, me he permitido traerles un regalo. Un detalle. Como para que a la noche no le falte nada - continuó diciendo Bugman ya mas relajado y esbozando una tímida sonrisa.

-¡¡NO!! - grito medio sacado y haciendo ademanes, lo cual con el traje de Teletubbie quedaba bastante ridículo -¡¡Yo no quiero. Yo estoy bien así!! ¡¡No quiero nada!!.

-¿Pero que le pasa Sr. Renegado? ¿No le gusta el whisky importado? - me responde el Sr. Bugman con gesto de asombro.

-¿Whisky importado?

-Si, whisky importado. Añejo. De mi colección privada. Uno muy exclusivo que quiero compartir con ustedes - dice el Sr. Bugman casi con humildad.

Todos quedamos perplejos por unos segundos, pero de inmediato recuperamos la conciencia y rodeamos al venerable y generoso calvo acercándole nuestros vasos.

Brindamos por el éxito, por la amistad y por la lealtad, y bebemos. Todo vuelve a ser felicidad.

De repente se escucha un golpe seco.
Es el Sr. F. que cae redondamente al suelo.
A los pocos segundos el Sr. Mariano lo sigue. Luego el Sr. Pablo. Y el Sr. Briks.
Yo empiezo a sentirme débil y mareado.
Cae el Sr. Viejex. La vista se me empieza a nublar.
Cae el Sr. Bigud.
Las piernas me flaquean. Mientras voy cayendo apenas escucho la voz del Sr. Bugman dicendo algo como "...utos quieren hacer terapia de grupo...", "...emana en el bosque, solo con la naturaleza...", "...eviven pueden ver las cosas bajo otra luz", "...ulos rotos...".

Todo se vuelve negro…


Despierto lentamente.

Estoy bañado en sudor. La cabeza me duele terriblemente. Estoy algo mareado y tengo la garganta seca.
Tardo algunos minutos en recuperar del todo la conciencia. Estoy desorientado y un poco débil.
Me encuentro tendido en el suelo. Un suelo húmedo. Con pasto.
El viento silba entre las copas de los árboles que me rodean. La vegetación es abundante. Y verde. Y si. Generalmente es verde. Bueno, ya dije que estoy todavía medio tololo.
Como puedo me incorporo. Doy un par de tumbos. Me sostengo contra el tronco de un árbol. Trato de tranquilizarme y respirar lentamente. Lentamente. Mas lento. Mas. Mas. Mas lento. Mas …
….


…….


………..

Vuelvo a respirar porque casi me ahogo. A veces se me va un poco la mano con las cosas.
Miro a mi alrededor. No tengo ni la mas remota idea de donde estoy ni de cómo cuernos llegué hasta este lugar.

De algo estoy seguro.

Estoy perdido. Y solo.


(Continuará)

36 comentarios:

wendy balsam dijo...

en principio quería decir (ya que de puro upite - sinónimos si se pueden decir? - llegué temprano, que ayer no pude venir, no tuve tiempo. Pido las disculpas que requiere el caso.
por otra parte, el sr. bugman ¿es el hombre de las mil calvas? digamos, ¿detrás de esa nada lustrosa esconde torturas personalizadas?
ya me parecía a mi que la suelta de señoritas en paños ligeros no podía andar...
¿y ahora que nos queda? ¿por qué usté no cayó redondo como los otros?
¿porque alguien debía oficiar de escriba?

Mariano dijo...

Está más que claro que somos hombres comprometidos. Comprometimos el alma cuando firmamos el contrato con MIB.

Ni hablar de nuestra dignidad...

El Señor F. dijo...

Y sí.. ya sospechaba yo que el whisky no es azul, normalmente.

pd: Raffaella Carrà tiene 67 años. Más respeto.

Jazmin dijo...

Sr. Renegado, amo los sombreros.
Lamentablemente, vivimos en una época donde no es mandatorio su uso, pero me fascinaría usarlos.
Una de las razones, hoy, sería poder sacármelo frente a Ud.

Que me haya hecho reír tanto (TANTO) antes de las 7 am... no sé qué decirle... ¿cuánto le debo?

Confío que en algún lugar de su subconciente, tenga registros de otras experiencias similares... bosque... soledad... deja vù...

Stella dijo...

Buenisimo, muy divertido!!
Volveré a ver como sigue!

Briks dijo...

yo sigo convencido que lo hubieramos podido organizar sin que se entere el amado lider

pasa que...


bueno
así somos nosotros

recuero el post inaugural...el post del comando CULO...

si, definitivamente no se nos da muy bien eso de hacer algo en secreto

Mona Loca dijo...

Ay, por un momento pensé que ustedes eran como los mensú!!!!

Ahí sí hubieran estado atrapados para siempre!

Pero bueno...por lo visto el amado lider de ustedes no es taaan malo, después de todo.
Les invita cositas y después no se las cobra!!

Usted estaba vestido, por lo menos?
O le pasó como al sr. Bigud?

Y fíjese en la mochila si tiene su lata de atún y el papel.


besos

Samain dijo...

Lo más importante de todo esto, Renegado, sigue con el traje de Teletubbie puesto? Porque no creo que pueda mimetizarse con el bosque... piénselo. ¿Qué le sería más conveniente: El traje a riesgo de que lo destroce un animal salvaje ó quedar en bolas (siempre en el hipotético caso de que esta vez, no se le atore la cremallera)?

Renegado dijo...

Wendy Balsam: Yo también caí, por supuesto, solo que en último lugar porque iba tomando ese whisky "con algo" que nos fue obsequiado "por ya sabemos quien" muy despacio, ya que a mi mucho el whisky no me gusta (pero lo tomé igual porque era gratis).
Y no, esa persona que Ud. nombra no tiene mil calvas, tiene solo una con distintos grados de brillo.

Mariano: Menos mal que a mi ya me quedaba poca. No perdí tanto ...

Señor F.: ¿Era azul? Ni cuenta me di.

Perdón por lo de Raffaella. Como recuerdo haberla visto por última vez siendo yo todavía muy niño, pensé que era mas veterana.

Jazmín: No, por favor. No me debe nada. Algún día me invita a comer y estamos a mano.

Stella: Vuelva cuando guste. Esto está abierto 24 hs..

Briks: Yo estoy empezando a sospechar que no podemos hacer nada sin que se entere, sobre todo si no terminamos con esa costumbre de hacer los planes cuando él está presente.

Mona Loca: Si, menos mal que no somos como los mensú. Uffff que suerte (que no se note que no tengo ni idea de quienes son los mensú).
Y yo si estaba vestido. Ridículamente, pero vestido.

Samain: No, después de lo que me pasó con el traje de Barney, no vuelvo a cometer el error de no ponerme ropa debajo del disfraz. Es mas caluroso, si, pero mas seguro.
Uno nunca sabe donde puede terminar y en que circunstancias.

Jazmin dijo...

¿Sin ropa debajo del disfraz?

O sea... está solo, en el bosque, como Tarzán, pero sin el taparrabos... como Adán sin la hoja de parra... como el Sr.Yoni sin la zunga de leopardo...

Ojo! Si llega a ver un hoyo... corra! Corra por su vida!!

Renegado dijo...

Jazmín: No, no, todo lo contrario. Lo que yo dije fue "después de lo que me pasó con el traje de Barney, no vuelvo a cometer el error de NO ponerme ropa debajo del disfraz". O sea, me pongo el disfraz arriba de la ropa.
(¿Escribo en arameo?)

Bugman dijo...

Bueno, debo confesar algo. No era el mejor whisky de mi colección el que les ofrecí. Era uno de doce años, disculpen. Se me ocurrió que ya que apenas iban a poder disfrutarlo, así que me reservé el bueno para su regreso. Si regresan, claro.
Pero en compensación, les aseguro que los somníferos eran de primerísima calidad. Casi ni causan daño neurológico.
Estoy seguro de que al final se darán cuenta de que todo es por su bien.
(Etiqueta azul, Señor F. , el whisky era etiqueta azul. Aclaro porque si no los lectores van a pensar que les dí nafta súper, y yo soy incapaz de tal cosa. Con lo cara que está).

wendy balsam dijo...

Renegado,
usté está bien? todos están bien?
porque mire lo que podría haberles pasado:

En entrevista, Francisco Javier Roacho Mena*, médico de profesión, comentó que la ingesta de bebidas adulteradas causa graves daños a la salud y muerte.

Explicó que "en la adulteración de whisky lo más utilizado es el metanol, el alcohol más sencillo que hay. Este alcohol es de fácil absorción por vía oral, digestiva, pulmonar y cutánea".

Y detalló algunos síntomas y daños que pueden presentarse después de la ingesta de alcohol adulterado: náuseas, vómito, cólicos abdominales muy intensos, alteración de las funciones hepáticas, zumbido de oídos, visión borrosa, visión nublada, hasta ceguera irreversible bilateral y la muerte.
También, erosión en el estómago y esófago, sangrado del tubo digestivo, un cuadro de hepatitis e insuficiencia hepática grave progresiva, y riesgo en la visión.

*Egresado de la Universidad del Altiplano

Mona Loca dijo...

Renegado: "mensú" se les decía a los trabajadores de la zona de las plantaciones del norte.
Los tenían como esclavos, no sòlo por las condiciones precarias en las uqe habitaban y trabajaban, sino porque si querían comprar víveres debían hacerlo en la "pulpería" de la misma plantación que se los ponía "a cuenta" y de esa manera no les pagaban sueldo porque estaban en deuda permanente con el patrón.

No es "esclavista" porque si no gastaran en comer, en ropa y esas pavadas no tendrían deudas y cobrarían.


(Pst! Oiga, Bugman...se le escapó lo de venderles los víveres! Ahí tiene el argumento para la falta de pago! De nada, de nada. Y eso que me dijo grasa. enfin)

Jazmin dijo...

Ahhh... espere, espere que me despego el helado de la fren... plop!... ahí está.

Perdón, Sr. Renegado. Evidentemente, el método ILVEM de leer cruzado no es para mí.
Además, qué quiere que le diga, ya espero lo peor de esta situación.
Estoy estresada ya... y lo que falta.

Pablo dijo...

No me digan que esto no tiene una onda Lost de flashbacks, flashforwards, centrohalf y realidades paralelas (y para-lelos) que da miedo.

Les dije que no me lo dijeran.

"Una gorda de unos ciento veinte kilos vestida como Teletubbie amarillo..."

¿Gretchen?

Jazmin dijo...

Sr. Pablo, hay una nota en su voz que no logro descifrar... nostalgia?

Lo único que falta en todo esto es un triángulo amoroso Sr.Pablo-Gretchen-Sr.Renegado.

Rivotril... alguien tienen un rivotril?

Gretchen dijo...

Pablito (ay! que divino, se llama como nuestro Pablito!) Me parece a mí o no podés sacarme de tu mente, picarón?

Viejex dijo...

Renegado, nos hace quedar como llorones. El sr Pablo y yo teniamos los ojos llenos de lágrimas por el humo de esas cortinas ignífugas de porquería.

Renegado dijo...

Bugman: Uh menos mal que ffssgggggdeso que nos gggdió no causa daño neuggggggológico (babeando). Me queddddgo mas tgggnquilo pfffff.

Wendy Balsam: Siiiii, eggsatmo todos re bien gggggdsss (lleno de tics). Salvo por este zumbido constante en los oídos, por la vista medio nublada y estos vómitos constantes, pero debe ser el cambio de estacióngggtt pf pf pf ...

Mona Loca: Aaahhh gracias por el dato. Pero no está muy alejado de lo que estamos viviendo entonces, ya que nuestro Amado Líder sí nos descuenta los víveres (por víveres me refiero al pan viejo y al vaso de agua de la canilla que tenemos como almuerzo. Y descuenta es una forma de decir ya que no cobramos nada. En realidad se lo debemos).

Jazmín: Bueno calmese que le va a hacer mal. No pasa nada.

Pablo: No sé como se llamaba la gorda. Por suerte me desperté antes de comenzar a confraternizar.

Renegado dijo...

Viejex: No se averguence hombre. Está bien expresar los sentimientos. Nadie lo va a juzgar si cada vez que ve un incendio se le caen algunas lágrimas de emoción.

Anavril dijo...

Al fin alquien con memoria ante-traumática!

Véale el lado positivo, el traje de Teletubi lo va a proteger de la insolación y la picadura de Bichasquesearrastran venenosassss.

Y de paso todos tienen una semanita de vacaciones pagas en la naturaleza!!

La gente se queja gratis, che.

Bugman dijo...

Anavril, bueno, en realidad, no son vacaciones "pagas"...en fin, no quiero decir nada que pueda desmoralizar a los muchachos justo ahora.

Claudio G. Alvarez Tomasello dijo...

Qué clima!
La verdad que yo algo sospeché en cuanto apareció la generosidad de Bugman.
ah, me olvidaba: culo.

Julieta dijo...

Bugman ,aflojá un poco,no seas negrero, pobres, me causa pena que los tengas así..Quizá si les dieras algunas libertades te rendirían más y mejor..Probá y ves los resultados..
Saludos

A.R.N. dijo...

sr renegado presente
me gustaria que me aclarara alguna duda.
en su alucinacion, llamese divague, ud cuenta que le aparecieron a cada uno y de a uno digamos la mujer compatible. si todos los demas estaban contentos con sus respectivas chicas , porque ud no?. cree que el sr lider, llamese pelado lustroso, se ensanio con ud renegado o simplemente la seniorita entrada en kilos era la ideal para ud?

atte yo
gracias por hacerme reir

LadyMarian dijo...

Me encantó lo de la señorita "vestida como jocketa y montando un caballito de madera" jajajaja!!! Cómo hacía para trasladarse, tenía rueditas?

Otra duda, Po era el rojo? No era el violeta? Recuerdo que el único teletubbie varón era el que llevaba carterita o sea que... no sé qué decirle. Teniendo en cuenta este dato y los relatos de hoyos, aceite y demás cuestiones que he leído por ahí, yo tendría muuuucho cuidado.

Ánimo! Ya llegarán épocas mejores.

Rebeca dijo...

Sr. renegado creo que no debería sacarse el traje de teletubi(¿Así se escribe?) lo puede proteger en caso de que caiga en el hoyo (No sólo por la amortiguación)

Me reí de cabo a rabo! Genial su post Sr. Renegado!


Au revoir!

La ex Rubia dijo...

Tengo la impresión de que no soy la única que, después de leer estos relatos, va a tener pesadillas horribles con el Señor Bugman.

En serio.

Renegado dijo...

Anavril: ¿Vacaciones? ¿Pagas? ¿Que es eso?

Claudio: Si, está raro el clima. Es como que se vino el frío de golpe.

Julieta: ¡Eso! ¡Bugman negrero! (Lo dice la comentarista, no yo eh. Yo lo aprecio).

A.R.N.: No sabría decirle, ya que las respuestas yacen aún ocultas en las profundidades de mi subconsciente.
Lo que si puedo asegurarle es que la señorita en cuestión estaba muy lejos de ser la elección ideal para mi.

Lady Marian: No, el violeta era Tinky Winky y ese era el que llevaba carterita.
Po era el rojo y el mas chiquito.
Y no me haga seguir hablando de esto por favor.

Rebeca: ¿Ud. vió lo que es este disfraz? Prefiero darme un golpe que seguir vestido de esta manera.

Ex-Rubia: Considérese afortunada de que solo serán pesadillas.
Nosotros no tenemos esa suerte.

Titi dijo...

Mariano, ¿firmaron el contrato con su propia sangre?

El Señor F. dijo...

lo que son las generaciones, yo a la Carrà la vi por primera vez a los 16, en "la noche del Diez"

El Señor F. dijo...

Bugman, no mienta. Un etiqueta azul tendría por lo menos 25 años.

O qué se cree, que es el único que sabe algo de maltas.

Aparte, si nos da témpera en vez de café, ya nada nos sorprende.

Carugo dijo...

Rengado:
Dos preguntas, dos:

1) Cuando despertó, seguíacon el traje de teletubbie?

2) Le dejó la lata de atún o la tubbiepapilla?

Renegado dijo...

Carugo: Le respondo:

1) Eso lo sabrá en el próximo capítulo.

2) Eso también.

Resultado Elecciones 2011 dijo...

jajaja que divertido e terminaron de alegrar el día, un placer haber visitado tu blog.