Blancanieves - Parte uno : La Señora


Uno de los cuentos infantiles más populares de todos los tiempos es el de Blancanieves y los Siete Enanitos. Una curiosa historia, en verdad. 
Conseguimos entrevistarnos con una de sus protagonistas, que nos contó otra versión, tal vez más cruda, tal vez más descarnada, tal vez menos aburrida. 






(Prescindiremos del relato de la historia en su forma tradicional, por estar bajo la impresión de que casi todos los amables lectores la conocen bastante bien. De todas maneras, si alguien desea refrescar un poco la memoria, lo puede hacer visitando este enlace.)


Me dirigí a la dirección que luego de muchas horas de paciente investigación, algunos sobornos y una pizca de suerte había conseguido. La casa era realmente impresionante, una mansión con leones de mármol en la puerta y todo. Un poco exagerado para mi gusto, pero al menos no había enanos de yeso en el jardín. Al menos en la parte del jardín que alcanzaba a divisarse.
No me sorprendió que un mayordomo acudiera cuando toqué el timbre.
-¿En qué puedo ayudarle, caballero?-dijo el sirviente en tono ceremonioso.
-Tengo una cita con la Malvada Madrastra-contesté.
-Oh. Un momento, por favor -exclamó el mayordomo, frunciendo el entrecejo.

Me dejaron unos minutos solo en la puerta, hasta que el mismo mayordomo apareció y me invitó a entrar.
-La Señora lo atenderá ahora-dijo-y me permito recomendarle al caballero que no se refiera a ella con el apelativo que ha utilizado antes.
-¿Cuál?-pregunté- ¿Madrastra o Malvada?
-Ninguno de los dos, caballero -contestó el mayordomo, mirándome con fijeza.

El mayordomo me guió a través de una interminable sucesión de salas, todas enormes y decoradas con una especie de eclecticismo inverso donde parecía que alguien se había empeñado en elegir los peores exponentes de cuadros, jarrones, tapices, alfombras y muebles de todas las épocas de la Historia. Finalmente, llegamos a una estancia de aspecto muy moderno, que estaba llena de aparatos cuya finalidad específica se me escapó, pero que parecían tener algo que ver con la Medicina.  Rodeada de una media docena de señores con batas blancas de cirujano, estaba la Malva...quiero decir, la Señora, sentada en un sillón parecido a los que usan los dentistas.

Su aspecto me sorprendió. Esperaba encontrarme con una anciana, y en cambio la persona que me sonreía de forma extraña y me hacía gestos para que me acercara se parecía más a una muñeca Barbie. Una muñeca Barbie que hubiera sido usada como juguete por un perro de mandíbulas muy fuertes, digamos un rottweiler. Y que luego de eso hubiera sido abandonada en una ruta por donde pasaran muchos camiones. Después de haber sido cocinada en un horno de microondas. Uno de esos que tienen grill.


-Adelante, señor Bugman, lo estaba esperando -dijo la...Señora-confío en que no le incomode que los chicos hagan su trabajo mientras hablamos.
Se refería, claro está, a los hombres de aspecto cirujanil, cuyo propósito acababa de quedarme claro.
-No, por supuesto que no, Señora-contesté mientras me acercaba observando ese rostro fascinante. U horripilante, no me pude decidir.
-Bueno, ¿qué quiere saber?-dijo la Señora con una voz algo cascada, mientras uno de los cirujanos extraía con una jeringa un líquido verdoso desde una de sus orejas.
-Eh...para empezar..¿me podría hablar un poco de Blancanieves?-me obligué a preguntar, totalmente hipnotizado por los espantosos procedimientos que se desarrollaban ante mis ojos-¿Cómo era su relación con ella?
-Ah, Blancanieves-curiosamente, pronunció su nombre sin antipatía, casi con cariño-Verá, ella era un poco re...-se detuvo.
Esperé unos segundos, pero no terminó la frase. Parecía como si se le hubiera paralizado el rostro. No, no parecía, se le había paralizado en verdad.
-¿Rebelde?-pregunté-pero la Señora sacudía la cabeza negando, sin poder articular una palabra. -¿Respondona? -más sacudidas, y un gesto a uno de los de bata blanca, señalándose la mandíbula.-¿Recatada? ¿Remilgada? ¿Rencorosa? ¿Republicana? -yo continuaba adivinando, mientras la Señora me hacía que "no" con una mano y un bata blanca le inyectaba algo en la mejilla. -¿Restauradora? ¿Repulsiva? ¿Rebuscada? ¿Recelosa? ¿Refulgente? ¿Refugiada? ¿Relojera? -me entusiasmé-¿Renacentista? ¿Resentida? ¿Resbaladiza? ¿Revendedora? ¿Rechoncha?-la inyección hizo efecto y la Señora movió una o dos veces la boca como diciendo "O-A-I",  luego me miró y dijo:

-Reventada.
-Oh-alcancé a decir, mientras uno de los cirujanos se acercaba a la Señora con una tijera enorme en la mano.
-Usted sabe-continuó la Señora-Una jovencita con mucho dinero, un padre ausente, lo típico. Yo no le podía poner límites, y ella me veía como competencia. -sonrió, o hizo una mueca parecida-bueno, es natural-dijo haciendo el gesto de recorrer su cuerpo con las manos.
Me quedé callado un minuto completo, o dos. Nada de lo que podía verse enfundado en ese vestido apretado podía calificarse ni remotamente como "natural".
-Y...¿qué puede decirme de las acusaciones de que la mandó a matar?-pregunté.
-Tonterías-contestó la Señora, al tiempo que el cirujano de la tijera grandota cortaba un trozo considerable de piel de su antebrazo y sellaba la herida con una especie de pistola de pegamento -Lo que en realidad sucedió es que Blanquita se fue de casa y se juntó con una banda de delincuentes.
-¿Usted se refiere a los enanos mineros?-inquirí.
-De mineros tenían lo mismo que yo de japonesa-dijo- y noté que a fuerza de estiramientos, ciertamente los ojos le habían quedado rasgados.
-Pero, y...¿la manzana envenenada?-pregunté.
-Bueno, bueno, cómo se falsean las cosas-contestó la Señora mientras otro tipo de guardapolvo le aplicaba una amoladora en los talones. -La verdad es que la fui a buscar al aguantadero de esos malandrines y le ofrecí un trabajo. Se me ocurrió que si encontraba algo que la mantuviera ocupada iba a sentar cabeza. Me sacó corriendo, claro.
-No entiendo -dije, porque no entendía-¿qué tiene que ver la manzana?
-Ah, es que era un trabajo en Apple. -sonrió, o hizo esa mueca de antes-yo tengo mis contactos.
-Bien, ¿Y qué pasó después?-pregunté, intentando apurar la entrevista porque ya me estaba sintiendo incómodo, máxime considerando que por una puerta del salón entraban dos tipos más (estos con bata azul), arrastrando una máquina de aspecto atemorizante.
-Lo que sucede a veces con chicas así. Blanquita se enamoró de un muchacho de buena familia, se casaron, tuvieron un montón de críos y ella no tuvo más tiempo para estupideces y engordó una barbaridad.-Esto último lo dijo con una especie de deleite perverso. Uno de los doctores le clavó una gruesa aguja conectada a un tubo en el muslo derecho. Ella ni se inmutó.
-¿Y usted? La historia dice que la expulsaron del Reino.-dije dispuesto a terminar, la máquina tenebrosa se acercaba junto a sus dos servidores.
-No, no. Yo simplemente me retiré. Enviudé, el difunto me dejó bastante bien económicamente, y me dedico a disfrutar de la vida, y a mantenerme bella. ¿Usted cuántos años creería que tengo?-preguntó la Señora, y se quedó mirándome fijo. Quería que le contestara.
-Eh...-titubeé-buennno... considerando los años que tiene la historia...sin basarme en su aspecto, claro...yo diría que...unos setenta y...¿ocho?
Se produjo un silencio profundo en la sala, matizado únicamente por el ¡chuf-chuf! del aparato de liposucción que le habían aplicado al muslo.
La Señora no dijo nada. Me miró con los ojos muy abiertos durante varios segundos, hasta que se le cayó un párpado. Literalmente. Se desprendió del rostro y se deslizó hasta el piso. Un cirujano lo recogió y lo puso en un frasquito.
La Señora levantó un dedo sin dejar de mirarme, y al instante salieron de quién sabe donde una media docena de muchachos fornidos de uniforme negro. Me tomaron por debajo de las axilas y me trasladaron algo menos que amablemente hasta la salida. Pero antes me molieron un poquito a palos.
Lo próximo que supe es que estaba en la calle de acceso a la mansión, que me dolía bastante todo lo que en mi cuerpo estuviera conectado a una terminal nerviosa, y que ya era de noche. Me incorporé lentamente acompañando la operación con quejidos. En ese instante sonó mi teléfono celular.

-¿Hola?
-¿Señor Bugman?-dijo una voz un tanto cómica.
-Sí, él habla.
-Tengo información para usted.
-¿Quién habla?
-Baje la cabeza.
-¿Usted se refiere que debo ser humilde y evitar que mi ego me domine?
-No, no, que mire abajo.
-¿Quiere decir que no pierda de vista a los desposeídos, a los que están en la base de la sociedad?
-¡NO! ¡Que mire abajo, idiota!

Sentí un súbito empeoramiento del malestar general, pero localizado en uno de mis tobillos, lo que hizo que, efectivamente, bajara la vista. Lo que vi fue un enano vestido de elegante traje azul de tres piezas y barba impecablemente recortada sosteniendo un teléfono celular de esos nuevos que hay ahora llenos de firindulis, y que tenía todo el aspecto de haber originado mi repentino dolor mediante la adecuada aplicación de la física en forma de patada.

Continuará


29 comentarios:

Yoni Bigud dijo...

Veo que se va a hacer con varias versiones no oficiales de la misma historia. Tenga cuidado... ¿para qué revivir viejas disputas?

¿Ya se informó sobre el oficio de los enanos?

Mineros no son. Y japoneses tampoco.

¿Adónde lo llevan?

Manténgase en contacto.


Un saludo.

Fabiana dijo...

Sr. Bugman:

Después de haber leído concienzudamente la historia en cuestión, y siendo que usté menciona varias veces el apelativo "la Señora", usté no estará hablando de la señora Legrand, no?

Digo..
Por que la descripción le queda como anillo al dedo.. :P

En otro órden de cosas..

NO NOS PUEDE DEJAR ASIIIIII, CON LA DUDA HASTA LA SIGUIENTE ENTEREGAAAA!!!!!! :S

Y, entre todos los "re" que tiró, se puede agregar: Regordeta, Remolona, Redomada..

Nos vemos mañana, el abono de mosca tze-tze sigue afectándom..zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz..

Carugo dijo...

Sr. Bugman:
Si no fuera por el final casi le digo que este post "no contenía enanos" ;)
Ahora, la verdá es que Usté también es medio pavo. La regla general cuando una mujer le pregunta que edad tiene es:
A la edad que calculó a ojo debe sacarle la raíz cúbica.
Y si aún así da mucho, recuerde que el resultado nunca debe llevar más de un "3" adelante....
Y menos mal que el enano lo pateó. Mire si le daba un cabezazo!!
Saludos.

Bugman dijo...

Yoni, creo que la palabra "disputas" surgió en la entrevista. O una parecida.

Fabiana, no, no, cómo va a ser LA Señora. No...¿no?
Mire, disfrútelo, Peor es el insom....¿Fabiana? Diantres.

Carugo, es verdad, es verdad, soy un novato. Pero también es cierto que la mayoría de las mujeres se contentan con una mirada de odio.
Me están saliendo moretones encima de los moretones.

Pablo dijo...

La Mal...Señora ¡qué pedazo de mujer!

No, en serio ¿qué pedazo es ese que se les cayó ahí?

Por lo demás, la que se ha estilizado veo que es Blanca Nieves. Era una regordeta de pomulos rosados y mirala ahora. Los enanos se deben querer matar.

(Tengo un chiste tan bueno con Blancanieves y los 7 enanitos. Uno de los 3 chistes que me acuerdo, con eso le digo todo)

Fabiana dijo...

Sr Bugman:

O sea que usté me asegura que la Señora no es LA SEÑORA..

Y bueh, si usté lo dice..

Con respecto al tema de la edad de la Señora, no quiero ser mala, pero los moretones se los tiene merecidos..
Mire que tirarle esa edad.
A una dama nunca, pero NUNCA se le dá la edad que tiene(aunque usté le haya hecho precio..), eso es de poco caballero..
Pero, para que vea que no hay resentimientos, traje una pomadita que es bárbara para curar los golpes.

Veeeenga, a veeerrrrrr..
Oiga! No se vaya hombre!!
Que no le voy a pegar!
:P

Bugman dijo...

Pablo, creo que es el esternocleidomastoideo. Pero también puede ser un pedazo de canapé de salmón.
(No empecemos con los chistes de enanos, no empecemos).

Fabiana, no, no era...si hubiera sido LA Señora, me hubiera invitado a almorzar. Ni una galletita de agua, me convidaron. Y ella preguntó, que quería que hiciera. Debe tener como 99 años, yo estaba siendo generoso.
(¿Me parece a mí o esa pomada tiene olor a ajo?)

Fabiana dijo...

Sr. Bugman:

Sep, eso es cierto, al menos le hubiera ofrecido un cafecito o algo..
Ya sé que le hizo precio, pero piense que si tiene cerca de 99 años, decirle 78 no es el mejor descuento, mentiende?

Emmmm..
Nooooo, no es ajo, es abono de..
Digoooo..
Vamos zonzo, no tenga miedo..

Fabiana dijo...

Sr. Pablo:

No se deje intimidar por el Sr. Bugman..

Cuente el chiste, no me deje con la intriga..

La solitaria dijo...

Sr. Bugman:

Me alegra terriblemente que alguien se anime a contar la verdad, y quiera destruír el mito. Blancanieves era muchacha de vida disipada, a ver si se avivan!

Gracias por su aporte, es invaluable.

Any dijo...

Blancanieves era una turra, mal vestida ademas, siempre con ese top azul y esa "pochera amaricha"; si hasta Gladys la bomba tucumana se apiadó y le dedicó la canción ...
La madrastra era mucho mas cool, vió que bien se delineaba los ojos? Ademas tenía mas clase ... se casó con un rey, a Blanquita cualquier colectivo la dejaba en la puerta, enanos mineros, guardabosques, aspirantes a principe ...
Ud estuvo mal calculándole 78, no se hace eso, que poco caballero!

Que serían los firindulis?
salutti

La Rubia dijo...

Ay Bugman, usted se metió con cosas delicadas, peleas de mujeres, viejos rencores, envidias, bótox...

Nada bueno puede salir de eso.

Viejex dijo...

Desconocía esa foto de Blancanieves...por favor! que buena que está!

Viejex dijo...

y... (bueh, ya saben..."el borracho") maldito Yoni.

Bugman dijo...

Fabiana, yo no entiendo a las mujeres. Mi abuelita, que tiene 97 años, dice que tiene 98.
(Aléjese...no se me acerque con esa...cosa...con...essszzzZZZZZZZZZZZZ...)

Solitaria, "muchacha de vida disipada" es una forma muy elegante de decirlo, gracias.

Any, usted porque no la vio a la Señora. Está como para asustar a los chicos para que tomen la sopa.
(Firindulis son "chiches", como camaritas, GPS, jueguitos).

Rubia, usted tiene mucha razón, hasta ahora lo que me salieron fueron unos cuantos moretones, un chichón y un edema en el tobillo.

Viejex, no quisiera arruinarle la libido, pero es foto es un poco antigua.
(¿Yoni además de maldito es borracho? Al final MIB es un rejunte de marginales).

Pablo dijo...

Que le digan "borracho" y "maldito" no va a ayudar a Yoni a superar su compulsión por el juego.

Bugman dijo...

Pablo, bueno, pero al menos la ludopatía hizo que le bajara un poco la erotomanía.

Viejex dijo...

Y ... 18 (TE QUEREMOS YONI, TE QUEREMOS)

Ouchurus dijo...

Nunca me cayó bien Blancanieves, era medio pavota...demasiado ingenua...y además no era la más linda del reino ni por asomo! y el tema de los enanos...era necesario?
Me alegro de que se haya despabilado un poco (como bien muestra esa foto)y parece que también está bastante mejoradita...

Al margen, usted conoce la interpretación psicoanalítica de este cuento?? No?
Bueno, otro día se la cuento.

saludos!

Ouchurus dijo...

Yoni es erotomaníaco?? con quien???? o es asi en general?

Bugman dijo...

Ouchurus, la nena no era ingenua para nada, aunque me parece que tampoco era tan como dice la Señora.
¿Psicoanálisis? ¿Pero ese no es otro cuento? ¿Con eso de Super Yo y Eyo y otros personajes por el estilo?
(Le pido discreción con las debilidades del Señor Bigud, si llega a leer que estamos comentando sus problemas puede recaer en su adicción a los tranquilizantes y los caramelos Sugus).

Cuello de Pavo dijo...

jaj, sabia que habia algo que no me cerraba con ese ''cuentito''. De casualidad la malv... la señora... se llamaba mirta?

ElFlaco dijo...

Che que tan reventada era la pendeja esa ???? por que si lo pensas bien irse de joda con 7 enanos sabiendo el famoso ejemplo de la "L" al final la pobre y sufrida madras... no estaba tan desubicada.

POr que la Malv... señora lo unico que queria en definitiva era ser feliz y esa guachita le garco la existencia pobre madra..
bueno ta bien ... ta bien.... me voy solito no hace falta que peguen che !!!!!!

Mariela Torres dijo...

Estará toda operada, pero es una señora, yo estoy con la madrastra. Creo que hay que reivindicarla, su mala fama nos afecta a todas. Blancanieves, una casquivana.

Saludos.

Briks dijo...

yo, una vez, ví un video de blancanieves y los 7 enanos...


que la verdad...


mire, dejemoslo ahí
espero la segunda parte

Mariano dijo...

Como letrado de la primera comunidad originaria de enanos residentes en los bosques encantados debo ponerlo en autos de que cuento con importantísima información que puede serle suministrada en pos de su investigación. También testimonios, pero los pequeños piden ingresar en algún tipo de programa de protección para testigos. Suelen ser un tanto reacios y temen "represalias". Cierta vez, intentaron atentar contra uno de ellos dejando un chaskiboom en la puerta de su cueva. Piden garantías.

El Señor F. dijo...

O sea que Blancanieves vendría a ser Marcela Tinayre?

choripanboy dijo...

Lord Bugm,la sinceridá con las women en lo relativo a la edá,
no vá !
a lo 78,por lo méno,le hubiera sacado el IVA...

Bugman dijo...

Cuello de PAvo, que no, que no era ESA Señora. No me meta en problemas, ya me molieron a palos una vez, y me alcanzó. Bastante, me alcanzó.

Flaco, era ...bueno, un poco fiestera, la nena.
Usted dice eso porque no vio a la Señora. Impresionante, le juro.

Mariela, lo que yo vi va más allá de la cirugía, no tengo palabras para describir aquello .
¿"Recontracauchutada" es una palabra?

Briks, creo que yo también lo vi. ¿Era en alemán?

Mariano, contácteme por línea privada.

Señor F. que no. (Además Blanca no es hija biológica de la Señora, ¿Marcela sí?)

Chori, le juro que le hice un descuento importante, usted no vio lo que yo vi.